LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


-JACA. CATEDRAL DE JACA-MUSEO DIOCESANO: 2-JARDÍN CLAUSTRO-



UTM 30T 701154 4716092 820 m

Ver mapa interactivo de la zona


El claustro es una zona de gran trascendencia en el templo monástico. Todas las dependencias importantes del mismo se articular a su alrededor y poseen acceso directo al mismo. Es el corazón del monasterio. En el caso de la catedral de Jaca se situó al lado norte de la misma.

El vocablo "claustro" deriva del verbo latino claudere: "cerrar" en referencia polivalente tanto a su forma espacial de recinto cerrado, como al hecho de estar destinado al recogimiento de una comunidad monástica que en el mismo halla su sosiego espiritual, goza de sus tiempos de distracción o lee el catecismo en piedra que son sus capiteles.

Es lugar dotado de una magia y encanto especiales. Centro de la vida monástica y refrescante experiencia para los espíritus abiertos que hasta el se acercan sin importar cual sea el motivo de su visita.

Hay quien reza, pasea, fotografía, conversa, o simplemente deja flotar su espíritu contemplando los detalles de las estructuras que lo conforman y aíslan del mundo.

En el renovado patio central del claustro jaqués se tiene la voluntad de conformar un jardín que evoque los grandes conocimientos acerca de la botánica en general y de las plantas medicinales en particular que tuvieron los monjes medievales.

De momento es un proyecto; pero estoy seguro que, conociendo a quienes lo encabezan, será pronto una realidad a través de la cual podremos comprender un poco mejor las boticas medievales. No en vano, muchos de los principios activos de la farmacopea actual tienen su origen en plantas medicinales tales como el digital, el cólquico de otoño o la belladona, por citar algunos de los más abundantes en el Alto Aragón y de uso diario generalizado.

A fecha de hoy quienes ponen la nota vegetal son los tres cipreses y un elevado tejo hembra que muestra en otoño sus colorados y peligrosos frutos. Todo en el tejo es venenoso y potencialmente letal por poseer un potente alcaloide: la taxina, a excepción de la cubierta roja de sus pequeños frutos; pero la semilla también lo es. La inocuidad del fruto permite que lo coman los pájaros y dispersen sus semillas. El tejo es "el árbol sagrado de los cántabros" y hay leyendas acerca de que sus semillas eran usadas para consumirlas y morir con su jefe en caso de derrota en la batalla.

Un principio activo extraído del tejo, el Taxol®, es un potente quimioterápico empleado para combatir el cáncer desde 1968.

Es árbol de gran simbolismo en la mitología celta, probablemente por su lento desarrollo y longevidad, pudiendo alcanzar los mil años. Es un árbol prácticamente inmortal. El cristianismo no relegó esta creencia totémica, sino que la sincretizó, edificando a menudo iglesias y cementerios a su lado como pervivencia de su importancia precristiana. Por su longevidad solía plantarse en cementerios, como representación de la vida eterna. También al edificar grandes obras para que fuera testigo vivo de su desarrollo.

El tejo en cuestión es todavía "jovencito". Se le pueden estimar alrededor de 250 o 300 años.

Mas antiguas sin duda son las plantas fósiles que afloran en algunas losas de los cuatro andadores del claustro que convergen en su centro. Plantas fósiles que si no se está avisado, pasan desapercibidas.

Luego están las plantas silvestres que crecen de modo anárquico por las cubiertas del templo y por algunos de sus elementos externos. Mención especial la de estas que se alzan sobre la lonja chica y que resisten perseverantes a los esfuerzos para eliminarlas. Mosen Jesús las mira socarrón y me parece que ve en ellas más de lo que su silencio calla.

Las plantas no entienden de arte ni del potencial daño que pueden general. Solo "saben" que allí hay piedra, tierra y humedad. Sus semillas transportadas por los pájaros o por el viento, germinan y desafían al arte, colonizándolo.

 


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas