LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

- SAN JUSTES -

SUMERGIDA-CAÑONEADA

UTM 31T 271282 4677977

(RIBAGORZA)

Ver mapa interactivo de la zona

 


Hoy os voy a hablar de una iglesia que aunque real, no podréis visitar. Y lo haré a través de un pionero que ya no existe físicamente. Desaparecer, morir, es un gran desperdicio de la naturaleza que aprovecha para renovarse. Sería terrible no disponer de tradición, tanto oral como documentada.

Quienes vivieron su vida antes que nosotros no han desaparecido del todo. Sus vivencias, sus recuerdos, están todavía tan frescos como el día que los pusieron blanco sobre negro en letra impresa. Ese es nuestro bagaje cultural al que podemos volver siempre que lo deseemos. Cuando un anciano muere se cierra un libro vivo de nuestra historia reciente. Cuando quien muere es un pueblo entero, sus gentes -ancianos y jóvenes- mueren al continuar viviendo desarraigados en un peregrinar no deseado.

EMBALSE DE EL GRADO DESDE CLAMOSA. LA FLECHA INDICA EL PROBABLE LUGAR DONDE ESTUVO SAN JUSTES

El pueblo era San Justes situado a la orilla izquierda del río Cinca, aproximadamente frente a Mipanas, según deduzco de las indicaciones del Dr. Cardús. Dejemos que sea él quien nos hable desde sus escritos:

"Se halla (la iglesia) en el extremo de un cerro, cuya falda besa el río Cinca; desde el ábside pueden contemplarse las casas e iglesia de Clamosa, el caserío de Puy de Cinca y el castillo de Torreciudad. A cincuenta pasos de la iglesia pasa el "camino viejo de Abizanda", que continuaría a Clamosa, Pano y Graus, enlazando no con la vía que llevaría a Puy de Cinca y Torre Ciudad (Turris Civitatis, en la época romana). También estoy convencido de que, en ese lugar, un puente romano pondría en contacto las dos orillas del Cinca. Los viajeros que procedentes de Naval, de Mipanas o de Abizanda, quieren pasar al otro lado del río, tienen que hacerlo en "el cajón", primitivo transbordador a mano; yo he cruzado el Cinca en cuclillas en esa jaula, que manipulaba y hacía avanzar el tendero de Mipanas, con riesgo de que su mano quedase atrapada entre la cuerda y la polea.

La iglesia se halla, hemos dicho, en la partida de "Las Planas". Entre San Justes y Abizanda hay otra ermita en ruinas llamada de San Miguel, santo de gran predicamento en esta provincia, junto a San Martín y a San Salvador. La ermita de San Miguel, de bóveda de cañón, no tiene interés arqueológico alguno, ni estilo definido; a primera vista parece un pajar. Pero aún queda la mesa altar, que parece ha sido hurgada para buscar el acta de consagración.

Mas la iglesia de San Justes es interesante, pues en el interior del ábside quedan algunos canetes bajo la imposta: una cabeza de lobo, una piña y un dibujo geométrico; los demás canetes han desaparecido. Su fábrica era románica, no quedando de tal estilo más que el ábside (que mira a Oriente) y el arranque de la única nave.

Es raro encontrar ábsides románicos con canecillos en su interior; ello nos hace pensar que esta pequeña iglesia fue rica y el meollo de una parroquia o un monasterio. Si el interior del ábside atesoraba canetes, es de presumir que en el exterior también los hubo en sus días fundacionales.

¿Se dejará "in situ" la ermita de San Justes, para que los submarinistas (mejor sería decir "subpantanistas") recreen su vista en las inmersiones obteniendo fotografías en color de, a la vez ingenua y feroz, cabeza de lobo más arriba citada?

Más valiera desmontar los sillares de San Justes y recomponer el rompecabezas junto a una de nuestras carreteras, para que la estrella, que siempre estuvo encima de su bóveda en las noches de helada invernal, siguiese enviando, si no su luz, si sus penetrantes efluvios de añoranzas, desde el cénit al nadir."

INTERIOR DE LA CABECERA DE SAN JUSTES

En la imagen que ilustra el texto del Dr. Cardús se aprecia el interior del ábside. Advertimos el cilindro absidal centrado por ventanal derramado, mechinales edificativos en secuencia regular, buena sillería señalada por la humedad en la bóveda que es de cuarto de esfera y separada del paramento vertical por imposta que continua por el estrecho presbiterio.

En los extremos de las bóvedas absidal y presbiteral, se intuyen adornos sobresalientes a modo de canetes citados por el Dr. Cardús en su texto. La nave cubría con tejado de madera a dos aguas (ya muy deteriorado cuando se tomó la imagen) y se distingue un vano abierto en el presbiterio sur, probable comunicación con la sacristía adosada que seguramente hubo. La mesa del altar adosada al cilindro absidal y el arranque de una bancada corrida adosada al lado norte. Y poco más. Todo ello bajo las aguas del pantano de El Grado, probablemente hacia el lugar que he señalado con una flecha amarilla según las indicaciones de Cardús. La foto está tomada desde los restos del castillo de Clamosa, muy próximo a la iglesia parroquial.

Me recuerda a través del foro el amigo "Manueltxo", con mucha razón, que esta iglesia documentada al interior por Cardús, es la que existió bajo la advocación de los santos Justo y Pastor y que fue utilizada como blanco de prácticas de tiro por el ejército en 1977 y volada a cañonazos.. (¡...!)


Dr. José Cardús Llanas 1908 (Huesca) - 1982 (Barbastro). Fue Médico Ginecólogo y precursor de los viajeros ilustrados. Recorrió gran parte de la geografía oscense tomando apuntes e imágenes de sus monumentos más destacados reflejándolos en una serie de libros a modo de cuadernos para el viajero de gran interés ("Turismo Altoaragonés". Institución Fernando el Católico 1973)


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas