LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-VIU. ERMITA DE SAN CRISTOBAL-



UTM 31T 281802 4703857 1135 m.

(RIBAGORZA)

Ver mapa interactivo de la zona


1

Al nordeste del pueblo de Viu, sobre un montículo está la ermita de San Cristóbal. Se llega en un cuarto de hora por un viejo camino que a tramos se pierde por lo que hay que caminar a través de prados y monte. La ermita de San Cristóbal permanece en pie en aceptable estado pero hace años que no se acude a ella. Antes se subía por San Jorge y por San Cristóbal.

2

Se trata de un edificio aparentemente sin interés, que en general y salvo contadas excepciones (Como es el caso de A. Castán) ha pasado desapercibido para los estudiosos del románico. Cuál no sería mi sorpresa al descubrir en mi primera visita al lugar los restos de los que ahora voy a hablar. Al este de la actual ermita quedan unas hiladas de la base de un ábside semicircular, levantado sobre un zócalo. En el lado norte de este ábside es perfectamente visible el encaje con la nave primitiva. También hay restos de una lesena (Imagen 5). El aparejo es de sillarejo escodado sin pulimentar. Posiblemente la parte inferior de los muros laterales, muy hundidos en el terreno, de la ermita nueva deben corresponder a la construcción primitiva.

3

4

Pese a los escasos restos –humildes, pero no por eso de menor interés histórico- se puede afirmar que estamos ante una obra del denominado románico lombardo, que en esta zona se prolongó durante el siglo XII. La similitud del aparejo con la cercana iglesia parroquial de Senz, consagrada en 1130, hace pensar que ésta fue su inmediato antecedente o quizás contemporánea.

5

6

Debió ser la antigua capilla del castillo que se levantaba en el cerro situado al norte, sobre el acantilado. Así parecen indicarlo tanto su situación como la toponimia que ha conservado la denominación “Castiello” (Imagen 7). Una señora del pueblo recuerda haber oído decir que hubo un cementerio en este lugar.
Las piedras esparcidas bajo el acantilado hacen pensar que pueda tratarse de restos de antiguas construcciones y algunos bloques de tamaño ciclópeo que forman parte de delimitaciones entre las antiguas fincas rememoran en la gente mayor de la localidad un mítico pasado.

7

(Fotografías y texto: Francisco Martí Fornés

Diseño y mantenimiento web: "romanicoaragones.com")


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas