LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-CHIBLUCO. PARROQUIAL DE SANTA CECILIA-(Cont.)-



UTM 30T 718108 4676936 693 m.

(HOYA DE HUESCA)

Ver mapa interactivo de la zona


1INTERIOR DEL TEMPLO HACIA LA CABECERA

Al interior, el templo se compone de cilindro absidal, amplio presbiterio y cuatro cortos tramos separados por otros tantos arcos fajones apuntados que apean en pilastras adosadas por medio de imposta biselada. Dos capillas de bóveda apuntada abren al presbiterio aportando al templo planta de cruz. El cilindro absidal cubre por medio de bóveda de cuarto de esfera. En él hay un pequeño ventanal centrándolo. Separando ábside y presbiterio se halla el arco triunfal compuesto de fajón apuntado que apea a través de sendos capiteles historiados erigidos en lo alto de semicolumnas adosadas al muro. Los ábacos de los capiteles, quizá sencilla imposta como en el resto del templo, se eliminaron, quizá para permitir la colocación de un retablo (Imágenes 1a 4).

2INTERIOR DEL TEMPLO HACIA LA CABECERA3CABECERA DEL TEMPLO4INTERIOR DEL TEMPLO HACIA LOS PIES5PILA BAUTISMAL6PILA BAUTISMAL

La bóveda del templo es de medio cañón apuntado (Imágen 2). El interior se iluminó en origen por el ventanal absidal, otro abierto al primer tramo sur y dos óculos hoy cegados, uno en el presbiterio sur y otro en lo alto del hastial de poniente, aún visible al interior. A los pies del templo y en su lado septentrional se halla la pila bautismal, en forma de media esfera, de sencilla hechura y sin decoración (Imagen 5).

7CAPITEL SUR DEL ARCO TRIUNFAL: SANTA CECILIA

Los capiteles que decoran el arco triunfal son historiados y en ellos tradicionalmente se ha visto una historia moralizante en relación con un probable adulterio.

El caso es que en mi visita de hoy 2 de Marzo de 2005 para repetir imágenes de los mismos de mejor calidad me he percatado de que en el del lado sur, la imagen orante que se halla entre dos ángeles, está identificada por un letrero epigrafiado en el capitel sobre su cabeza. El mismo, en minúscula carolina, la identifica como "Cecilia", Santa Cecilia o Santa Cilia com le dicen por esta tierra, patrona del templo y de los músicos.

8SANTA CECILIA EN INTRADOS DEL CAPITEL SUR DEL ARCO TRIUNFAL

En el mismo capitel, en la cara que da a la nave del templo, hay una representación de la psicostasis o pesaje de las almas a cargo de San Miguel. Porta con dos dedos una esquemática balanza cuyos platillos son directamente dos caritas que representan las almas sometidas a valoración mientras un enorme demonio de tres cuernos con la lengua fuera, tira del platillo de su lado (Imágenes 10 y 11).

9DETALLE DEL CAPITEL AL SUR DEL ARCO TRIUNFAL: SANTA CECILIA ENTRE SAN MIGUEL Y OTRO ANGEL10PSICOSTASIS11CAPITEL DEL LADO NORTE: AVARO

En el ángulo absidal del capitel, una segunda figura angélica con las alas desplegadas flanquea a Santa Cecilia que se halla de pie, frontal y en actitud orante (Imágenes 8 y 9).

12DEMONIO EN EL INTRADOS DEL CAPITEL NORTE DEL  ARCO TRIUNFAL

El capitel del lado norte del arco triunfal está labrado en sus tres caras libres. En los ángulos hay dos figuras. La de nuestra izquierda es un hombre con una gran bolsa trapezoidal colgada de su cuello (Imagen 14) mientras que la de nuestra derecha es una mujer vestida con capa bajo la que ampara y abraza a una figura de menor tamaño, lógicamente un niño (Imagen 13).

13MUJER COAN CAPA PROTEGIENDO A SU HIJO, ENTRE DOS DEMONIOS14CAPITEL DEL LADO NORTE: AVARO15CAPITEL NORTE. MUJER TIRANDOSE DE LOS CABELLOS

En la cara frontal del capitel (Imágenes 12 y 14) hay un demonio lanudo que sujeta a la primera figura por la cuerda de la bolsa que lleva al cuello y a la segunda por el cabello (a la vez que una serpiente sale de su boca hacia ella), al igual que hace un segundo demonio situado a nuestra derecha con respecto a la mujer (Imagen 13). En la cara del capitel que mira a la nave, hacia los fieles, una figura femenina idéntica a la epigrafiada en el capitel opuesto como Santa Cecilia, se tira de los cabellos en señal de espanto o duelo al modo de la escatología musulmana (Imagen 15).

Mi opinión a la vista de lo descrito es que ambos capiteles forman parte de una trama moralizante con el denominador común en ambos de la figura de la Santa quien se dedicó el templo. En el de nuestra izquierda se muestra el pecado en forma de la alegoría de la avaricia que motiva la perdición de un hombre y su familia atrapados por sendos demonios mientras que la santa se duele del hecho descrito. En el capitel opuesto, Santa Cecilia en actitud orante asiste entre dos figuras angélicas al pesaje de las almas que dará gloria quienes cumplieron los mandatos divinos y perderá en manos del demonio a quinces no lo hicieron.


"Santa Cecilia es una de las santas a la que más relieve ha dado la liturgia, el arte y la piedad popular. Pertenecía a la ilustre familia de los Cecilios Metelos. Parece que es ya cristiana desde muy niña, y que, desde muy niña también, consagró a Cristo su virginidad. Un obispo medieval, Adhelmo, en su libro De Virginitate, llega a decir que Santa Cecilia es la segunda después de la Madre de Dios, entre las vírgenes, pues guardó la virginidad aun siendo desposada. Este alto aprecio lo confirma la liturgia, pues pone a Cecilia, con solas otras seis vírgenes, en el canon romano de la Misa. Y es la que más basílicas tuvo en Roma y quizá más templos en la cristiandad. La más ensalzada por pintores, como Rafael, Dolci, Cimabue, Van Eyck, Poussin, Pinturicchio, Domenichino. Y la más celebrada por los músicos, que la aclaman por su celestial patrona. Haendel y Haydn le dedicaron obras musicales.Santa Cecilia llegó a ser fiesta de precepto en la Edad Media. Los antiguos formularios de la liturgia de este día recogían, apoyándose en las Actas de su martirio, detalles primorosos de la hermosa vida de Cecilia, vida que es un idilio de armonías, perfumes, belleza y poesía. Sus padres habían dispuesto la boda de Cecilia con Valeriano, de la noble familia de los Valerios, Cecilia tenía consagrada a Dios su virginidad, pero consiente en los desposorios, con la esperanza de convertir a Valeriano, y así ser más libre para consagrarse y servir al Señor «Mientras tocaba el órgano y armonizaba el festín nupcial, la virgen Cecilia cantaba al Señor dentro de su corazón: Haz, Señor, mi corazón y mi cuerpo inmaculados, para que nunca sea confundida». Cuando quedan solos los esposos, la esposa advierte a Valeriano que no la puede tocar, que hay un ángel vigilante entre sus cuerpos «un ángel que acerca sus almas y separa sus brazos». Valeriano muestra interés por verlo. Cecilia le dice que lo verá cuando sea puro. Inmediatamente va a la Vía Appia, a oír las enseñanzas del obispo Urbano, ayudante del papa Eleuterio, según las indicaciones que le ha hecho Cecilia. Valeriano acude ante Urbano, recibe el bautismo y ve al ángel, como le había prometido Cecilia. Convierte a su hermano Tiburcio. Los tres son condenados a morir el año 178, en la persecución de Marco Aurelio. Los hermanos son degollados. A Cecilia, por su categoría, le conceden sufrir el martirio en su casa, en la sala de baño. Como el vapor asfixiante la respeta, ha de intervenir el verdugo con la espada, para que la blanca paloma pueda volar hacia su esposo celestial. «Esta virgen gloriosa, se nos dice, llevaba siempre el Evangelio sobre su pecho, y ni de día ni de noche interrumpía los divinos coloquios». Ahora los continuará en el paraíso. El cuerpo virginal fue depositado en las catacumbas de San Calixto. En el siglo IX fue trasladado por Pascual I a la basílica romana de Santa Cecilia in Trastévere, y en 1599 fue visto incorrupto por Baronio. Aparecía la virgen recostada sobre el lado derecho, los brazos extendidos a lo largo del cuerpo, unidas sus rodillas con modestia y el rostro inclinado. Una mano muestra el índice, la unidad de Dios, y la otra tres dedos, la Trinidad. Así la plasmó Maderna con blanco mármol de Carrara en la estatua yacente que hay en las catacumbas. Allí quiso recostarse Teresa de Lisieux con Celina, como cuenta en Historia de un alma".

(Información tomada de: http://magnificat.ca/cal/esp/main.htm)


ATRÁS

 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas