LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


- ARTÍCULOS Y COLABORACIONES -


 

-EL PATRIMONIO NECESITA PUBLICIDAD-


David de la Garma Ramírez



Quienes amamos el patrimonio y luchamos por su conservación sabemos que éste necesita, por encima de todo, de la publicidad. Puede sonar algo demasiado "empresarial", en exceso "material" con relación a lo aparentemente platónico del arte, pero... es la pura verdad.

Hasta hace no más de tres décadas, en el contexto de una sociedad pobre, casi de subsistencia como era la española en su mayor proporción, el patrimonio y la cultura generaban una lógica indiferencia entre la población, sólo con la excepción hecha de algún grupo de intelectuales aislados.
Ahora que nuestro nivel de vida ha mejorado y el turismo cultural crece de manera alentadora, todo lo relacionado con el patrimonio está cobrando una especial relevancia, pero sigue sufriendo el lastre de los vacíos pasados.
Lo digo porque ese turismo cultural, formado por personas de conocimientos moderados en arte, es dirigido a los lugares más estereotipados y las rutas más convencionales en perjuicio de otros lugares desconocidos. Esos lugares y rutas frecuentados son consecuencia de la publicidad.

Tomemos el románico palentino como ejemplo. No cabe duda que el Camino de Santiago dejó algunas de las mejores manifestaciones artísticas del románico español y que en el norte, en la Montaña Palentina, la abundancia y calidad de su románico lo hace merecedor de las mejores alabanzas. Pero lo que hace verdaderamente diferenciador al románico de Palencia es que un grupo de palentinos esforzados y amantes de su tierra se organizaron hace casi una década para crear la Fundación Santa María la Real en Aguilar de Campoo, de la que ha emanado en los últimos tiempos una intensa fuerza promocional, como una llamarada de luz que ilumina esa porción de Castilla de manera contrastada con respecto a la penumbra general.
Gracias a ese especial esmero publicitario, la montaña palentina recibe decenas de miles de turistas todos los años ávidos por consumir el románico "más abundante" de Europa. Incluso en el futuro puede ser declarado Patrimonio de la Humanidad.
La labor de esta fundación es admirable y sueño con que algún día otras muchas fundaciones, asociaciones y centros culturales surjan por aquí y por allá encendiendo nuevas llamaradas que iluminen más zonas de nuestra piel de toro.

Porque las cosas no siempre son exactamente lo que parecen. Quien más publicidad hace, más prestigio y "calidad" añade al patrimonio de su tierra. Puede ser una entidad de corte privado como la citada o puede ser un ayuntamiento o gobierno regional quien dedique grandes esfuerzos en publicitar su románico creando la sensación de excelencia.

Me acuerdo ahora de la Comunidad de Castilla la Mancha que desde hace años no sólo ha sacado con acierto al románico guadalajareño de la ignorancia general, sino que lo ha hecho destacar en el panorama del románico español. Es emocionante recorrer pequeñas carreteras rurales en la Sierra de Pela, un inmenso despoblado a más de 1.000 de altitud en el norte de Guadalajara, con carteles perfectamente señalizados con el texto: "Ruta del románico"

Cataluña lleva haciendo lo mismo desde hace mucho más tiempo y el románico junto con Dalí se ha convertido en la mayor apuesta turístico-cultural del gobierno autonómico.

En la legendaria villa soriana de San Esteban de Gormaz van a crear próximamente un parque románico, mientras que en Valladolid se lo están tomando muy en serio con el mudéjar y han creado el "Parque Temático del Mudéjar" en la villa de Olmedo.

Y estas iniciativas promocionales se refuerzan sinérgicamente en guías turísticas, libros de viajes, revistas de ocio, programas culturales de televisión, etc. estableciendo rutas y destinos turísticos para el consumo del aficionado.

Por eso es deseable que esa publicidad se generalice y haga justicia a muchos otros espacios geográficos menos apoyados. Sobre todo porque el románico y su conservación se juegan mucho. Más turismo es más dinero y parte del mismo se reinvierte en conservación del patrimonio. También el románico y el turismo cultural ayudan económicamente a esas comarcas rurales -en muchos casos en serio peligro de despoblación- para mantener su tono vital.

Navarra es una verdadera joya románica fruto de su privilegiada situación con respecto al Camino de Santiago.
Huesca es mucho más que Jaca, Loarre y San Juan de la Peña y no digamos Zaragoza, con un patrimonio románico verdaderamente soberbio y mucho más ignorado.

En el contexto castellanoleonés, Burgos debería ser la verdadera referencia del románico regional. No en vano la Fundación Santa María la Real ha tenido que dedicar ¡4 tomos! de los 14 que dedica al inventario de Castilla y León en su Enciclopedia del Románico.
Soria no le va a la zaga, como tampoco Segovia, ambas con decenas de galerías porticadas, estructuras singularísimas que también se merecerían ser promocionadas a la calidad de Patrimonio de la Humanidad por su inigualable significado artístico, histórico y social.

El románico asturiano está completamente eclipsado por el prerrománico y es una pena porque reserva excelentes sorpresas.
Y llegamos, por último, al paradigma del hambre publicitario: ¡el románico gallego!. Quien -como el que escribe estas líneas- se haya enamorado del románico fundamentalmente por la armonía y rotundidad de su arquitectura, debería tener en Galicia una de sus principales referencias. El románico gallego -sobre todo en su interior, y no sólo nos referimos a la Ribera Sacra- es extraordinariamente denso y con una arquitectura noble y equilibrada como en pocos lugares se encuentra. Sin embargo su difusión es, tristemente, muy escasa. Por fortuna, el duro granito gallego que tan bien ha conservado sus formas durante 800 años, lo seguirá haciendo en el futuro a pesar del olvido, siempre que la piqueta no se cruce en su camino.

Pero debemos ser optimistas. A pesar de los vacíos y oscuridades que sigue habiendo, la evolución es claramente positiva. Desde hace años la labor de recuperación monumental es intensa. Quizás menos que lo que nos gustaría a muchos, pero lo que no cabe duda es que mes tras mes, año tras año, los resultados saltan a la vista. Cuando cogemos el coche y repasamos viejas rutas en cualquier parte de España siempre nos topamos con alguna agradable sorpresa. Aquella ermita, aquella portada o aquel ábside, que estaban en lamentable estado y casi desahuciados han sido restaurados, luciendo un fenomenal aspecto. Esta progresión sufre, es verdad, de esporádicos tropiezos ya que de cuando en cuando seguimos encontrándonos con tropelías o desatinos (no querría citar aquí alguno que me viene a la memoria con doloroso recuerdo...)

En el curioso libro "Ayer y hoy del patrimonio soriano" Victoria Bustos y Carlos Lafora comparan el estado de ciertos monumentos de Soria entre dos fechas que distan una década: 1979 y 1989. El cambio -con abundantes fotografías que lo atestiguan- es muy significativo. Pero como conocedor del románico soriano he de decir que de desde 1989 a 2003 las cosas han seguido cambiando a mejor. Cualquiera que hubiera visitado el románico de Soria o Segovia en los años 70 no reconocería nada de lo que se ve ahora.

Por eso es importantísimo seguir haciendo publicidad. Los autores de libros artísticos, revistas culturales, y sobre todo los creadores de webs temáticas en Internet tienen un papel de brillante protagonismo en esta misión.
Me pregunto por la cantidad de miles de personas que jamás hubieran conocido las maravillas del románico rural aragonés si no hubiera sido por haberse topado con esta página en la Red.

Así es que ¡Ánimo, que entre todos lo estamos consiguiendo!
Enero / 2003

David de la Garma Ramírez es el webmaster del portal de Arte "ARTEGUÍAS": Rutas del Románico y Arte Medieval.

(Los autores de los contenidos de Arteguias promovieron varias páginas web dedicados a rutas turísticas con el fin de dar a conocer el arte románico específico de Segovia y Ávila allá por mayo de 1999.

Partiendo de estos originales contenidos nació Arteguias.com en enero de 2001 con el ánimo de cubrir la totalidad del espectro románico español.)


 


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas