LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 


- ARTÍCULOS Y COLABORACIONES -



"¡FOTOS NO! "

A. García Cacho.


"Antonio, no le tires fotos a Dios con flash, o nos meterá a todos uno de sus rayos por el culo".
Estas delicadas palabras me las dedicó en la Catedral de Sevilla Adam Sommner, el primer asistente de dirección de Sir Ridley Scott, y en ese instante no podía imaginar lo proféticas que podrían llegar a ser.
En ese momento el vicio de la fotografía no hacía demasiado tiempo que había hecho mella en mi persona, así que no podía ni imaginar ninguno de los dos conceptos siguientes: Lo mucho que se disfruta haciendo una foto que realmente te apetece hacer, y lo difícil que nos lo pueden llegar a poner las circunstancias que nos rodean.
Me explico: Pónganse ustedes en situación si les place: esa iglesia románica de Santillana con detalles góticos ( si han llegado hasta esta página, saben de que hablo y a lo mejor hasta se solidarizan conmigo). Ese tipo con pinta de estanquero, que nos cobra una entrada, -empezamos bien pienso para mis adentros-. Ese progenitor que paga religiosamente y sin rechistar la suya y la mía; mientras tanto yo pensando: "O ya venía sobre aviso, o esto es más frecuente de lo que yo creía"...
Finalmente accedemos al templo, y tras un primer paseo me quedo encaprichado del coro y del descomunal y majestuoso órgano que en éste se encontraba. Hasta ahí todo correcto, con la excepción de que, sin yo percibirlo, el dómine local ya me había localizado y le faltó tiempo para abordarme con un delicioso y laico "fotos no", así, por todo el morro y a bocajarro, como los cantantes en los aeropuertos.
Me planteo explicarle que no tengo intención de utilizar flash, ni de llevarme el órgano a casa, pero el dómine ya ha desaparecido y en su lugar hay dos tipos con pinta de ser los primos del estanquero y con una chapa que pone "vigilante". Hay que joderse, como si el órgano me cupiese en la mochila. Así que dándome totalmente por sitiado y rendido intento utilizar el recurso de los niños pequeños: Por lo menos se lo diré a papá...
Para cuando llego hasta mi progenitor, éste ya ha sacado fotos hasta de los enchufes de la luz, y yo con cara de idiota pensando: "O ya se lo sabía, o ésto también es mas frecuente de lo creo"... En fin, que me quedo sin mi foto del órgano.
Y lo que realmente me molesta no es la foto en sí. Es que no entiendo el por qué. Postales con la foto del puñetero órgano no vi, y no se me ocurren más móviles que pudiese tener el dómine, aparte del económico, para hacer de su meta de superación del día el boicotearme a mi la foto.

El siguiente desencuentro llega en la falsificación de las cuevas de Altamira que se encuentran junto a las auténticas. Compras la entrada y todo es chachi. Y y cuando te dispones a acceder a las mismas, ya no es el domine que me manda a buscar setas, no.
Ni siquiera es un "Por favor no hagan fotos". Qué va... ¡Es que directamente se quieren quedar con mi cámara y mi mochila!. Vamos, que la agresión ya es extrema.
Para cuando quiero investigar como ha resuelto mi padre el conflicto, éste ya hace rato que se ha largado a estudiar los caracoles del jardín de al lado sin arquear el gesto ni un ápice, así que me desengaño totalmente: Esto es muy frecuente. Y créanme, no lo entiendo.

Ya que parece que el querer tomar imágenes de la forma más respetuosa posible de cosas que nos pertenecen a todos por derecho, y que luego pueden ser divulgadas mediante éstas (a las 13000 pruebas de esta pagina me remito), está considerado como actividad non grata, molesta y pecado nefando, exijo al menos que todas las demás actividades que si son realmente molestas se prohíban también, osease: café para todos.
He aquí mi lista de reivindicaciones:
Que prohíban los teléfonos móviles con sonido en todo el territorio nacional so pena de comértelo en el sitio.
Que se declare ilegal el hablar por dichos artefactos en restaurantes, bares, tiendas, en la cola del supermercado y cualquier sitio donde pueda coexistir otro ser humano.
Que en los sitios de cierto nivel cultural (iglesias, museos, exposiciones etc) no se permita el acceso en sandalias, ni la exhibición de axilas peludas así como el acceso de críos con gorras de medio lado o hacia atrás (que no hacen mal a nadie, pero me molestan tanto como al domine las fotos), y si son pecosos, y / o pelirrojos, que no entren ni con gorra ni sin ella.
Que los cuerpos de seguridad del estado, al detectar vehículos cuyo equipo de música se oiga desde el décimo piso de un edifico, abran fuego con sus armas reglamentarias sobre los altavoces del mismo, y si el conductor opone resistencia, contra éste.
Que al individuo que siempre hace la gracia de expulsar gases por cualquier vía en el cine, se le pueda agredir sin consecuencias legales, y que los que hablan, comen pipas o abren bolsas sean expulsados de la sala y vetados de por vida.
Con respecto a la gente que en cualquier sitio, ocasión y lugar vocea, grita, hace ruido y te amarga una cena en cualquier lado, exijo penas de entre 5 y 10 años de cárcel.
También solicito que a los que te llaman a casa para venderte algo a la hora de comer, se les integre como primera medida un manos libres en el culo, y si reinciden, más hondo.
Que a los conductores que aun habiendo más sitios libres aparcan mal y te encierran, se les confine dentro de su vehículo y sea este arrojado a un pantano sin especies animales vivas en el (el oxido de hierro va fatal para las branquias)...

Una vez que todas estas infamias hayan sido erradicadas de la faz del mundo, entenderé y asumiré que es el turno de los fotógrafos, y me someteré a la voluntad del domine de turno, de la azafata de exposiciones y congresos, y de la puta que los parió a todos. Pero mientras la situación sea la que es, osease, que la mayor parte de la sociedad española se comporten como perfectos impresentables en cualquier parte y lugar, me declaro en total rebeldía. O dicho mas claro: la próxima vez, antes de que el pater me huela, ya tendré fotos hasta del confesionario por dentro.

Y a ver las cuevas de mentira va a volver su tía. Osea.

 

Huesca ,4 de Abril de 2004


 

 


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas