LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

CONSAGRACIÓN DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO DE LOARRE (ABRIL DE 1094)


1

Hace pocos días recibí un enlace para poder descargar el número extraordinario de la revista "Anales de Historia del Arte 2011" (Enlace a la revista). La mayor parte de sus artículos son de los que lees y relees. Una delicia.

Hay uno que me ha encantado por lo novedoso de sus planteamientos que en buena parte rompen con lo hasta ahora aceptado; y eso siempre es bueno porque te hace reflexionar y volver la vista a temas que dabas por sentados. Me refiero al extenso trabajo del profesor Martínez de Aguirre "Arquitectura y soberanía: La catedral de Jaca y otras empresas constructivas de Sancho Ramírez".

En el mismo busca el momento histórico ideal para que la catedral de Jaca fuese edificada y lo relaciona con otras empresas reales como es el caso de Loarre. Merece la pena leerlo con detenimiento y sin prejuicios.

Si lo traigo a colación es porque he disfrutado de su lectura y además porque me ha permitido entrever nuevos puntos de vista a partir de alguna de sus ideas.

En concreto (y es el motivo de esta reflexión) la interpretación dada en el trabajo al capitel del lado izquierdo de la portada occidental de la catedral de Jaca (Imagen 2), al que relaciona como tantas otras cosas con los personajes bajo cuya autoridad se erige el templo.

2

El capitel muestra a dos personas charlando. Una porta un bastón. Al otro lado dos hombres portan un objeto cuadrado mientras otros, en la cara oculta del capitel aparecen arrodillados en señal de reverencia. El estilo clásico del mismo corresponde al Maestro de Jaca y nos trae el aroma de Husillos-Frómista.

Se han aportado diferentes interpretaciones a lo mostrado en estas imágenes, incluso que el portador de la vara pudiera ser el propio maestro constructor de Jaca con su vara/módulo para la edificación (Rodrigo de la Torre. "Aspectos metrológicos en el románico", Revista "Románico". Nº8, Junio 2009; pp.: 62-70).

David Simon, citado por M. de Aguirre en su trabajo, vio en este capitel dos pasajes de la vida de Moisés. En una cara aparecería con su hermano Aarón portando ambos un libro y en la otra sosteniendo la vara con la que hizo milagros y guió al pueblo escogido (D.L. Simon. "A Moses capital at Jaca"" Imágenes y promotores en el arte medieval. Miscelánea en homenaje a J. Yarza. Bellaterra, 2001, p. 215)

Martínez de Aguirre hace una "excursión" hasta San Isidoro de León donde en la portada del Cordero aparece recolocado el signo de Géminis del horóscopo (Imagen 5). Lo trae a colación porque su parecido formal con una cara del capitel jaqués es muy evidente. Signo zodiacal que para S. Moralejo citando a Zenón de Verona era la imagen de los dos testamentos, el Antiguo Testamento, Ley donada por Dios y el Nuevo Testamento como Ley renovada por Cristo. Imagen de Géminis sincretizada y empleada para mostrar a dos hermanos: Moisés y Aarón señalando el liderazgo de Moisés sobre su pueblo al que libera y conduce a la Tierra Prometida

Para Martínez de Aguirre esta iconografía conduce metafóricamente hasta los hermanos Sancho y García Ramírez, rey y obispo respectivamente, adalides del jovel reino de Aragón. A través de ellos se introduce la nueva ley en el reino (Rito oficial Romano). Ellos mismos serían los representados en el capitel jaqués.

3

Dejemos Jaca y vayamos hasta la iglesia de San Pedro de Loarre, templo excepcional auspiciada por el rey Sancho Ramírez. Allí encontraremos en su arquería absidal dos capiteles de significado desconocido según los sucesivos autores. Estos dos capiteles (Imágenes 3 y 4) muestran una labra diferente de los demás que componen el ábside. Su estado de conservación no es muy bueno, sobre todo en el segundo de ellos. El primero, ocupa un lugar preferente, flanqueando por el lado sur el centro del ábside.

En este punto y antes de proseguir, hay que citar un trabajo de Manuel Castiñeiras (“Compostela y Europa. La historia de Diego Gelmirez”. Libro de actas de la exposición itinerante por. París, Roma y Santiago –mayo, agosto, octubre 2010- Edit. S.A. de Xestión do Plan Xacobeo. Santiago de Compostela. Didacus Gelmirius, patrono de las artes. Manuel Castiñeiras (pp 32-97)

En ese trabajo al referirse al capitel de la capilla fundaciona de Santiago de Compostela en el que aparece Alfonso VI flanqueado por dos ángeles (Imagen 1), dice:

“Junto a los comitentes, Diego Peláez y Alfonso VI, aparece respectivamente un ángel a cada lado con el objeto de señalar que estos personajes a los que se rinde memoria, comparten la gloria de la Jerusalén Celeste. Ambas escenas, situadas en la capilla donde se iniciaron los trabajos de edificación y se colocó la primera piedra, parecen aludir a las fórmulas litúrgicas del sito de la dedicación.

Esta comparsa (de celebrantes) a veces se reducía al motivo de las cabecitas angélicas aladas como en Monopoli (Apudia) o en Conques, o en Loarre, donde aparecen ornamentando el cimacio de un capitel en el lado derecho del ábside, en una posible referencia también a la consagración de las obras del edificio.

No por casualidad, tal y como me ha señalado recientemente Antonio García Omedes la existencia en esa misma Capilla Mayor en la que aparece un cortejo angélico acompañando la figura de un obispo consagrante, podría hacer referencia, como en Santiago, a un acto de cierta importancia, quizá la consagración solemne que se deduce como señala Marta Poza Yagüe, de la presencia en Loarre en abril de 1094 del rey de Aragón y Navarra, Sancho Ramírez, en compañía de Frotardo, abad de Saint Pons de Thomières, Aimerico, abad de San Juan de la Peña, Pedro obispo de Pamplona y Pedro, obispo de Jaca"

4

Ese capitel de Loarre ya lo he relacionado hace algún tiempo con la consagración del templo; pero a la vista del trabajo de Martínez de Aguirre, la idea sale realmente reforzada, dado el evidente paralelismo formal con el capitel jaqués mencionado, que a buen seguro sería modelo para la labra del loarrés. Así sucede con otros casos de capiteles de Loarre (El episodio de Daniel y Habacuc también tiene precedente en esa portada, así como el de hombres abriendo las fauces de leones sobre los que hay aves y que es réplica -por duplicado- de otro de la seo jaquesa).

Los "gemelos" en esta ocasión serían el rey Sancho Ramírez, al igual que en Jaca portando el báculo como nuevo Moisés; y el nuevo obispo de Jaca, Pedro, que reemplazó al infante-obispo García convenientemente fallecido en 1086 en Anzánigo tras un intento de pacto con Alfonso VI de Castilla-León en Zaragoza). Distinto uno de los "gemelos"; pero idéntico el mensaje y su presentación formales.

El resto de la comitiva mencionada por Marta Poza presente en la consagración serían los representados en el segundo de los capiteles de este ciclo de consagración de la iglesia de San Pedro de Loarre.

Una vez más, a base de paciencia, saber mirar las viejas piedras y entender lo que de ellas opinan los hombres sabios, hace que vayan poco a poco encajando alguna más de las piezas de este apasionante puzle que es nuestra historia medieval.

5


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas