LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

SANTA CRUZ DE LA SERÓS.

UN CAPITEL INÉDITO DE SU DESAPARECIDO CLAUSTRO


1CAPITEL Y BASA

Hace unas semanas me llegó a través de mis amigos Eugenio Monesma y José Miguel Navarro una información privilegiada acompañada de unas fotografías en las que me mostraban un capitel románico en una casa particular de la localidad de Santa Cruz de la Serós en Huesca. Me facilitaron el teléfono de los propietarios de la casa y en cuanto ha sido posible me he acercado a fotografiarlo para estudiarlo y compartirlo con todos los amantes del románico. La vivienda es "Casa Barangua" y se halla a escasos cincuenta metros al sur de la iglesia de Santa María separadas ambas por unos campos en los que a buen seguro subyacen restos de edificaciones y claustro del monasterio y que hoy son barbecho o plantación de manzanos. El 19 de septiembre de 2015, último sábado de este otoño quedé con los propietarios Luisa y Ramón, maestros ambos en la Jacetania, quienes me recibieron con amabilidad facilitando la labor de medir y documentar el capitel.

2SANTA CRUZ Y AL FONDO CASA BARANGUA SEÑALADA EN ROJO3CAMPO DE MANZANOS Y AL FONDO SANTA MARÍA4CASA BARANGUA. FACHADA DE DONDE SALIO EL CAPITEL5VENTANA EN LA QUE AL ABRIR EL MURO APARECIÓ EL CAPITEL6SILLARES REUTILIZADOS EN CASA BARANGUA

 

Me contaron que al llevar a cabo obras en la fachada norte de la casa para abrir un ventanal, uno de los sillares vistos desde el exterior que presentaba un orificio en su centro resultó ser el capitel en cuestión que había sido empleado como sillar en el edificio. Las imágenes 2 y 3 muestran la relación de la casa con la iglesia y las imágenes 4 a 6 las fachadas norte y este de la casa de donde salió esta pieza y en las que como se puede advertir fueron reutilizados sillares para su edificación. Procedentes de un murete del huerto de manzanos de esta propiedad, guardan también una basa ática doble, un fragmento de fuste congruente con la basa y el capitel y algún otro elemento aislado que sin duda no serán los últimos que aparezcan. En la portada de una casa próxima hay recolocado un fragmento de basa de semejantes características (Imagen 7). En la foto aérea de la imagen 8 he perfilado en amarillo la iglesia y en rojo la hipotética ubicación del claustro así como el lugar donde está la basa y la fachada de la que salió el capitel.

7BASA REUTILIZADA EN UNA CASA PRÓXIMA8IMÁGEN AÉREA9BASAS RECUPERADAS EN UN MURO DEL HUERTO10IMAGEN SUPERIOR DEL CAPITEL

El capitel en cuestión es una pieza doble labrada en piedra arenisca de 54 cm de anchura máxima, 31 de fondo y 39 de altura. Está labrado en sus cuatro caras y posee en el centro de la superficie superior una perforación cuadrada probablemente para solidarizarlo con su ábaco. La basa es ática, doble, de 43 cm de longitud por 23 de altura. El diámetro de asiento de los fustes es de 18 cm, coincidente con el del fragmento de fuste recuperado. Sin duda son elementos del claustro que a buen seguro poseyó el monasterio femenino de Santa Cruz de la Serós

11

La imagen 11 es un montaje en el que se pueden apreciar ordenadas las cuatro caras del capitel. La imagen es activa y cliqueando sobre cada una de las caras se abre en tamaño mayor para su mejor examen. El estado de conservación de la pieza no es buena, a pesar de lo cual, junto con los otros vestigios nos proporciona información de gran valor de cara a poder afirmar la existencia de un claustro.

En la primera cara corta por nuestra izquierda de la imagen vemos un grupo de figuras, cinco contando con las de ambas esquinas. A pesar de deterioro que ha hecho que no se conserven las cabezas, es posible advertir el alargado canon de las figuras, la delicadeza de labra de los pliegues de sus faldas y lo elaborado del cinturón, visible en la figura central. Entre las dos figuras de la izquierda hay un largo báculo cuyo extremo superior, si lo hubo, no se ha conservado. Las figuras están superpuestas a las volutas de esta cara que al igual que en las tres restantes aparecen en diferentes estados de conservación en número de dos en los lados cortos y de cuatro en los largos/dobles.

La cara larga contigua hacia nuestra izquierda es la mejor conservada del capitel. Sobre un fondo liso en el que destacan los dos pares de volutas destacan tres alargadas figuras a las que faltan las cabezas. Portan a una tercera de similares características que se nos presenta horizontal con la cabeza(desaparecida) a nuestra izquierda y los pies a la derecha. Es una figura inerte a la que el personaje de nuestra izquierda toma por el brazo superior y el de nuestra derecha por el ropaje y la pierna. En la figura central se advierten tenuamente marcados (perdidos por el desgaste) los pliegues submamarios perfilando pechos que la identifican, al igual que al resto en los que también se adivinan, como de sexo femenino. En la siguiente cara corta se advierten dos figuras de semejantes características que toda las que vamos viendo en lo tocante a estilización, largo vestido con pliegues o cinturón. La de nuestra izquierda parece recoger acaso en su faldón remangado unos elementos vegetales puesto que se advierte una hoja sobre su pecho y lo que parece tallo y otra hoja junto a su brazo derecho. La figura de la derecha sujeta un vástago acaso tallo vegetal con las dos manos y una prolongación del mismo se afila y pasa bajo su brazo izquierdo. Por delante de ambas mujeres, a la altura de las rodillas hay un elemento que las oculta en parte, acaso cesta o recipiente, difícil de determinar por el grado de deterioro del mismo.

La siguiente cara, larga, es la más abigarrada y también la que más deterioro presenta. A pesar de ello se puede reconocer gracias a la luz tangente el esquema general planteado a base de un fondo vegetal con numerosos tallos que se enroscan y forman volutas. La maraña vegetal parte de sendos troncos que arrancan a mitad de cada uno de los collarinos. Sobre el arranque del tronco de nuestra izquierda se distinguen las patas traseras de un cuadrúpedo . Una de ellas muestra una pezuña muy bien señalada que apunta acaso hacia una vaca. El cuerpo del cuadrúpedo, pasante hacia nuestra derecha está muy deteriorado.

12CARA LARGA DEL CAPITEL: IMAGEN DE DIFUNTA

13TOMA OBLÍCUA. DIFUNTA14TOMA OBLÍCUA. HUERTO Y RECOLECCIÓN

 

Las imágenes 12 a 14 muestran diferentes tomas del capitel. Las dos últimas son oblicuas y cada una de ellas muestra una escena compuesta por lado corto y lado largo adyacente, a mi parecer. La imagen 15 es activa. Colocando el cursor sobre la misma he resaltado algunos trazos par su mejor comprensión. Corresponde al lado corto situado en tercer lugar en la imagen superior de conjunto (11).

15

La imagen 16 es también activa. La luz tangencial de mi linterna de bolsillo pone de manifiesto la delicada labra del cinturón y de los pliegues del vestido de la figura central. Cinturón que realza las caderas de la figura en cuestión, claramente femenina.

Interpretar el mensaje de un capitel es siempre un ejercicio arriesgado por cuanto que la simbología medieval es muy compleja y en pocas ocasiones clara y unívoca. Quizá por ello tenga ese gran atractivo que nos lleva a intentar su comprensión. Con la premisa de que se trata de un capitel del desaparecido claustro del monasterio femenino de Santa Cruz de la Serós me arriesgaré a proponer una lectura para el mismo. Yo veo en sus caras escenas domésticas de la vida monástica. Todas las figuras humanas son femeninas y aparecen con vestidos semejantes por lo que entiendo que son religiosas de ese monasterio. Creo advertir dos escenas diferentes formadas por cada una de las caras largas y su contigua situada a nuestra izquierda. En una de esas escenas (Imagen 13) creo ver una escena de entierro de una monja. La figura horizontal del la cara larga portada por otras tres mientras que las de la cara corta participar en esta escena, bien puede hacer alusión a la muerte de una de las monjas. La otra escena (Imagen 14) muestra a dos religiosas recogiendo fruta o trabajando la huerta, representada por la abundante y enmarañada vegetación de la cara larga de aspecto abigarrado en la que se adivina un cuadrúpedo. Siguiendo el abundante mensaje de muerte/resurrección señalado recientemente por el profesor Prado-Vilar con motivo de la restauración y presentación en el Museo Diocesano de Jaca del capitel del sátiro acaso la lectura analógica de este capitel vaya en esa dirección: muerte y resurrección representadas en dos escenas domésticas del ámbito monástico: el fallecimiento de una religiosa y la recogida de alimentos de la naturaleza que una y otra vez resurge de la tierra que recibe el cuerpo muerto.

16

En el plano formal, la observación del capitel recuperado en Santa Cruz de la Serós y presentado aquí me lleva de inmediato hasta otros capiteles que he fotografiado en el Museo Diocesano de Jaca. Los muestro en las imágenes 17 a 19 en las que de inmediato se advierte una semejanza estructural y compositiva de las figuras, así como el los detalles de las mismas, en los pliegues de sus vestidos en la forma de esculpir los cinturones, que aunque diferentes guardan gran semejanza. La imagen 20 muestra un detalle del vestido de una de las figuras del capitel de La Serós, que veremos repetido en los del Diocesano de Jaca. Estos capiteles del Diocesano, creemos que proceden del claustro de la seo jaquesa. Su mensaje es totalmente diferente. Allí se rastrea el bien y el mal, demonios y serpientes, etc, pero las formas y los recursos escultóricos hacen pensar en una estrecha relación entre el maestro o taller que trabaja en esa fase del claustro jacetano y el que labra el capitel del claustro de Santa Cruz. He de dejar este tema abierto, puesto que está en marcha un trabajo en el que participan Elena Aguado, Belén Luque, David Simon y Juan Antonio Olañeta para "filiar" algunos de estos capiteles junto con otros de Santa María de Uncastillo y algún otro depositado en museos de EEUU. Por otra parte, no es descabellado esperar que al igual que ha aparecido este capitel que presento en primicia, se vuelva a repetir el hecho ya que la ruina del monasterio supuso una oportunidad de recogida de material para edificar algunas de las casas que hoy lo rodean y en las que emparedados seguro esperan más vestigios. Una prospección arqueológica reglada en las inmediaciones del templo seguro que sería del máximo interés.

17CAPITEL DEL CLAUSTRO DE JACA EN MUSEO DIOCESANO DE JACA

18CAPITEL DEL CLAUSTRO DE JACA EN MUSEO DIOCESANO DE JACA19CAPITEL DEL CLAUSTRO DE JACA EN MUSEO DIOCESANO DE JACA20DETALLE DEL CAPITEL DE LA SERÓS

Huesca; 20 de septiembre de 2015

Antonio García Omedes

de la Real Academia de San Luis


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas