LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

SAN JUAN DE LA PEÑA

PANTEÓN DE NOBLES


En otoño de 2012 se están llevando a cabo diversas restauraciones en el monasterio de San Juan de la Peña. Una de ellas tiene como objeto el "Panteón de Nobles". En el mismo se está procediendo a eliminar el cemento existente en los nichos, que dificultaba la transpiración de la piedra así como a efectuar una limpieza superficial de esculturas y epigrafías.

En mi visita de 26 de octubre he podido comprobar que la piedra luce con más intensidad porque al eliminar la suciedad ha ganado en relieve. Falta el trabajo del cantero que repondrá elementos desaparecidos o deteriorados. En algunas de las imágenes a mayor tamaño, se pueden apreciar las zonas s reponer, señaladas con una cruz de color rojo.

La imagen alargada bajo estas líneas es interactiva. las zonas señaladas con círculo amarillo corresponden a los tímpanos. Cliqueando sobre ellas se abren a 1100 píxeles de tamaño mayor. En rojo señalo las pequeñas imágenes de cariátides y columnillas en que apean los arquillos de ajedrezado jaqués. También interactivas, abren ampliación de 1000 píxeles de tamaño mayor.

En este espacio funerario recibieron sepultura personajes de la época que desearon seguir el ejemplo de los primeros reyes privativos de Aragón (Ramiro I, Sancho Ramírez y Pedro I) cuya decisión fue que sus restos descansen aquí. Sería Alfonso I el Batallador en 1134 quien disponiendo su entierro en el monasterio de Montearagón, rompiese esta tradición familiar.

Numerosas laudas funerarias hacen alusión a quienes aquí se enterraron. La más antigua hace referencia a la fecha de 1080.

Así pues estamos en un espacio cementerial con nichos en una doble hilera, perfilados por molduras en ocasiones decoradas. Símbolos esculpidos aparecen cerrando cada nicho, destacando cruces y crismones. Pequeñas figuritas a modo de cariátides de delicada labra proporcionan apeo a los arquillos ciegos de ajedrezado. Inscripciones que señalan el lugar de enterramiento o que hacen referencia a la fecha de la muerte, pueden hallarse en sillares, molduras o dovelas. Disfrutadlo.

EJEMPLO DE TÍMPANILLO DECORADO CON CRUZ Y FLORESCARIÁTIDEINSCRIPCIÓN AL LADO DE LEÓN EN FUNCIONES DE CARIÁTIDE: AÑO 1123 (ERA MCLXI)


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas