LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Fotos Diversas | Libro de Visitas | Inicio |

 


NAVASA. RESTAURACIÓN DE UN FRAGMENTO DE PINTURA MURAL


12

34

La pequeña población de Navasa dista de Jaca apenas unos siete kilómetros en línea recta. Su iglesia parroquial románica dedicada a la Asunción de la Virgen estuvo decorada con un magnífico ciclo de pintura mural realizada hacia el año 1200 que desde el siglo XVII permaneció oculto tras el retablo barroco de Juan Tornés. Los restos de esta decoración románica fueron arrancados y traspasados a lienzo en 1965 por Ramón Gudiol pasando a formar parte de la colección del Museo Diocesano de Jaca. Las pinturas se recolocaron en paneles de modo que han perdido la curvatura que en origen tuvieron. La imagen 1 tomada del panel informativo del Museo diocesano nos da una clara idea de la localización de los siete fragmentos recuperados de esas pinturas. Como suele ser habitual las zonas pictóricas mejor conservadas son las situadas en el lado sur del ábside por la mayor insolación del muro y por tanto menos sometidas a la humedad. El fragmento más conocido de estas pinturas es el que estuvo situado al lado derecho del vano absidal y muestra en dos registros sucesivos la Adoración de los Reyes Magos y la Huida a Egipto.

Cuando en 2001 visité por primera vez el Museo Diocesano de Jaca, los siete fragmentos estaban expuestos en una capilla lateral del refectorio al lado de donde hoy se expone el ábside de Osia. A ese momento corresponden las imágenes 2, 3 y 4. Tras el largo paréntesis de las obras de restauración de este importante museo se reabrió remozado y con planteamientos expositivos modernos. En este año de 2017 se celebra el séptimo aniversario de su reapertura celebrado el pasado día 9 con una jornada de puertas abiertas y con la exposición al público de otro de los fragmento de las pinturas de Navasa recientemente restaurado por Inma Piedrafita. Se trata del correspondiente al número 2 en la imagen de conjunto del ábside (Imagen 1) situado a nuestra derecha del Pantocrator.

En la parte inferior absidal señalado con el número 7 en la imagen 1, hubo un calendario del que quedan escasos vestigios. Lo señalo porque una vez más en los ciclos pictóricos el calendario se dispone en círculo rodeando al lugar sagrado del templo que es el ábside, circunstancia que refuerza mi convicción de que el reutilizado zodiaco de la catedral que descubrí en 2012, debió de ocupar una posición circular al exterior en el desaparecido ábside central, probablemente entre los canecillos de la cornisa y la parte alta de los vanos.

5

La imagen 5 muestra el fragmento recién restaurado y expuesto en la sala capitular a la espera de su probable recolocación dentro de la exposición permanente del museo. Cliqueando sobre la misma se abre a mayor resolución para apreciar sus detalles. Como ya he indicado este fragmento corresponde a la decoración de la zona del cascarón absidal situada a nuestra derecha respecto de la imagen central de Cristo en Majestad (Ver imagen 1). En ella se aprecian dos de los tetramorfos (los de San Juan -muy deteriorado- y de San Lucas, espléndido) y dos figuras correspondientes al arcángel San Rafael y a San Juan Bautista, identificables pos sus respectivos tituli. En la base del fragmento vemos la elaborada cenefa que corría justo por encima de la imposta absidal de la cabecera del templo, que en origen debió de ser magnífico a juzgar por lo conservado de su decoración.

67

Destaca en este fragmento recuperado la fuerza expresiva de la imagen del tetramorfos de San Lucas. El toro alado que lo representa es una imagen icónica que estoy seguro dará mucho juego de cara a la tienda de recuerdos del museo. Su deliciosa sencillez transmite muy bien el poder y la esencia de la pintura románica. Las imágenes 6 y 7 muestran dos tomas de este detalle. Por encima del nimbo de su cabeza el tituli lo identifica : "LVChAS"

89

Por encima del tetramorfos de San Lucas flotando en forzado escorzo encontramos al arcángel San Rafael también identificable por el tituli existente sobre su cabeza: "RAPhAE(L)". Me parece deliciosa la sencillez con que el artista representa su hierático rostro (Imágenes 8 y 9)

1011

11

En el lateral derecho del fragmento pictórico que estamos contemplando está ocupado por un personaje nimbado en pie. Porta una filacteria sin inscripción y muestra alzada su mano derecha. El rostro transmite serenidad y -como es lógico- recuerda de modo notable a la cara del primero de os Reyes Magos en la Epifanía (Melchor). Cliqueando sobre La imagen 10 se abre a mayor resolución para poder apreciar sus detalles que en el románico son muy importantes. Así a este personaje podemos identificarlo por un detalle que el artista se encargó de señalar. Me refiero a la capa que porta sobre su vestimenta y que aparece poblada de mechones de pelo, hecho que encaja con la figura de San Juan Bautista. Así se describe a San Juan en el evangelio de San Marcos: "Llevaba Juan un vestido de pelos de camello y un cinturón de cuero ceñía sus lomos y se alimentaba de langostas y miel silvestre" (Marcos 1:6). Por este detalle lo identifica Belén Luque, ese lujo de directora del museo que es a la vez su alma y su mejor valedora. Pero por si esto fuese poco, en el examen detenido de la imagen sobre su cabeza se puede rastrear parte del tituli. Destacan bien dos letras "BB" y cuando se examina la imagen ampliada se advierte que por delante hay parte de otras letras que por su tonalidad azulada pasan casi desapercibidas. La imagen 11 es activa y situando el cursor sobre ella aparecen resaltadas las letras que he mencionado: "IOh(S)" "BB(TA)". Ambos hechos identifican sin lugar a dudas a este personaje con San Juan Bautista lo cual induce a pensar que en razón a la ley de la simetría románica, al otro lado en la zona desaparecida de las pinturas probablemente estuviese la imagen de la Virgen María.

11

La parte alta de este fragmento, mostrada en la imagen 11, muestra parte del tetramorfos de San Juan Evangelista. A pesar de la pérdida pictórica se pueden ver los tarsos del águila aferrando el evangelio, parte del cuerpo y cola así como el extremo de una de sus alas.

En fin, que estamos ante una magnífica obra recién restaurada que viene a realzar el acontecimiento que supone haber cumplido ya siete años de andadura de este Museo Diocesano de Jaca que por derecho propio se sitúa en la élite de los que exponen pintura mural románica.

 

Huesca; 11 de febrero de 2017

Antonio García Omedes

de la Real Academia de San Luis


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas