LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-ANIÉS. ERMITA DE LA VIRGEN DE LA PEÑA-



UTM 30T 701389 4687515 1047 m.

(HOYA DE HUESCA)

Ver mapa interactivo de la zona


Anies es un pequeño lugar situado a la falda de la sierra de Loarre. Se halla ubicado a pocos kilómetros al este de su famoso castillo que se divisa perfectamente desde su emplazamiento. Muchas veces se habla de "nido de águilas" para describir un lugar enriscado; pero en este caso esa definición va más allá de la metáfora. Acaso sería más real hablar de "buitrera" por ser esta la gran rapaz dominante en la zona. Sus inacabables planeos circulares con la Sotonera al fondo embrujan a quien tiene la suerte de contemplar la escena en sosiego.

El origen de la edificación en tan retrepado lugar hay que buscarlo en la leyenda. En lo escrito por el Padre Faci, la narración repite los arquetipos de cazador siguiendo la presa, cueva con hallazgo sagrado, deseo de la imagen de no ser trasladada de su lugar, etc. Quizá sea repetición de un hecho adecuada al lugar o manifestación del subconsciente colectivo.

LA VIRGEN DE LA PEÑA DE ANIÉS

”Habiendo un caballero militar de los que guarnecían el vecino castillo de Loarre, salido a caza por aquellos montes y sierras con un halcón, soltólo contra una perdiz distante. La cual huyendo de su cruel enemigo, se arrojó dentro de la mencionada hondura a donde en seguimiento de la perdiz prosiguió su vuelo el halcón.

Hizo éste allí tan larga mansión sin volver a las manos de su dueño, que temeroso de perderlo este, comenzó a hacer las diligencias para recobrarlo. Quiso bajar a aquella hondura, mas siendo por entonces imposible, dispuso que bajase un criado atado a una larga soga. Llegó este a lo profundo y allí como misterioso, sobre maravilloso retablo compuesto de una pomposa zarza, en cuyo lado derecho estaba la imagen de Nuestra Señora y en el siniestro la perdiz viva, como bajo el sagrado de aquella Reina Soberana; y así, aunque ladeada del halcón, libre de su crueldad, pues éste, como olvidado de su sangriento instinto parecía estar como suspenso y admirado de ver en tan oculto sitio un tan hermoso espectáculo: pero más lo admiró el devoto cristiano, viendo allí unidas la sombra y la luz, a María Santísima y la zarza, para desempeñar en término de Aniés la gran misión de Moisés en el monte Oreb.

Volvió el caballero, como noticioso ya de aquel tesoro, más feliz a su casa. y comunicando a los cristianos tan feliz noticia fueron en procesión al sitio, y sacando de él la imagen la trasladaron a la antiquísima iglesia de San Pedro Apóstol, que por entonces había en la raíz de dicho peñasco: hoy sólo hay vestigios de ella y de algunas fábricas vecinas, que en Aniés entienden haber sido de templarios: de que es no pequeña conjetura ser hoy Aniés encomienda de caballeros de San Juan, que sucedieron a los del Temple en muchos bienes y lugares.

Afirma la misma tradición que desde dicho templo de San Pedro se restituyó la imagen, una o mas veces, al cóncavo de aquel peñasco donde fue hallada por el criado y caballero, por lo cual, venerando los de Anies la expresada voluntad de Nuestra Señora, le erigieron devotos en aquel cóncavo la iglesia en que hoy se venera: por estas últimas circunstancias debe llamarse aparecida dicha santa imagen, por más que las primeras sólo insinuasen hallazgo milagroso. Se conserva en dicha iglesia una memoria escrita, aunque con letra no muy antigua (pero sin duda trasladada de otra. u otras muy antiguas) en que se dice: "Esta aparición sucedió en los años de 903..."

1VISTA DE CONJUNTO DEL SANTUARIO RUPESTRE2DETALLE DE CASA DE LA COFRADIA Y ERMITA

Fuese esa la causa de su situación, o cualquiera otra menos piadosa y más en relación con motivos bélicos contra el moro de Bolea, lo cierto es que para llegar al lugar hay que atravesar el caserío de Aniés y solicitar en él la llave de la ermita, o acompañamiento a la misma. Últimamente los guías del castillo de Loarre, de la empresa "Loarre Turismo Activo" (649 307 480 - 690 636 080) abren en verano los fines de semana y acompañan a los interesados.

ENRISCADA SITUACIÓN DE LA ERMITA

Cuando acaba el asfalto de Aniés, continúa una pista forestal que en un par de kilómetros nos conduce hasta la vertical del templo. Luego, en unos veinte minutos de camino zigzagueante y en ascensión, se salvan los aproximadamente cien metros de desnivel rodeados de unas vistas indescriptibles.

LA SOTONERA DESDE LA PEÑA. EN PRIMER TÉRMINO: ANIÉS

Antes de acceder a la plataforma donde se hallan ermita y casa del santero, merece la pena continuar unos cien metros la senda, para disfrutar de unas vistas inolvidablesdesde encima de la roca que sirve de visera a la misma.

3DETALLE DE LA CASA DE LA COFRADÍA CON TÍMPANO EN SU FACHADA4ERMITA SOBRE EL ACANTILADO5VISTA DE CONJUNTO DESDE LA ESCALERA DE ACCESO6CABECERA DE LA ERMITA

Vueltos al acceso, unas escaleras adosadas a la roca permiten la entrada sin dificultad al lugar (Imagen 9). La ermita se halla orientada y es edificación de una sola nave, de cabecera plana. Cubre con tejado a dos aguas recientemente restaurado. Sobre su extremo este, una pequeña espadaña alberga la campana. El templo se erigió sobre la roca, con altos muros de buena piedra sillar que permiten solventar el problema del desnivel del terreno. La actual ermita es al interior obra barroca y recargada en todos los sentidos. Su datación puede acercarse a los siglos XVII o XVIII.

Muchos son los elementos formales que atestiguan su origen románico. Los propios paramentos del templo son una prueba. Además quedan piezas escultóricas reutilizadas en diversas partes del lugar. Quizá el más sobresaliente, aunque tan desconocido como el capitel que luego veremos, sea el tímpano que se halla empotrado en el muro sur de la casa del santero, bajo un ventanal y a la izquierda del refuerzo que sujeta esa fachada (Imagen 3).

7ERMITA DESDE LO ALTO DE LA ROCA SOBRE LA CASA DE LA COFRADIA8VISTA SUROESTE DE LA ERMITA9CUBIERTA DE LA ERMITA Y ESCALERA DE ACCESO AL FONDO10CASA DE LA COFRADÍA EMPOTRADA EN LA ROCA

El tímpano es de tosca labra y representa a un personaje con hábito estriado y una especie de refuerzo sobre pecho y espalda donde las estrías son oblicuas así como en el doblez de la zona inferior de su vestimenta talar. Centra la escena, que se ha esculpido un poco "obligada" a base de rebajar el espesor de la piedra. Bendice con la diestra alzada mientras que con la izquierda sujeta una alargada cruz con astil que se curva por imperativo del espacio. Sus facciones son toscas y el pelo está representado por estrías verticales hasta las cejas (Imagen 11). Esta pieza se hallaría sobre la portada principal de acceso al templo románico -donde estuviere- y quizá el capitel que veremos más adelante formase parte de esa misma portada.

Comoquiera que el personaje debe de ser de la suficiente importancia para ocupar tan preeminente lugar, y no luce símbolos de divinidad, ni atributos episcopales así como ninguno de los que personalizan a los apóstoles más destacados; y si además se advierte su vestimenta, no es atrevimiento plantear que sea la representación del anacoreta Fray Juan, que llevó a cabo su vida eremítica en esta sierra. Junto con el grabado de 1642, serían las únicas representaciones existentes de este personaje ligado a la historia de la ermita.

11 TÍMPANO EMPOTRADO EN LA CASA DE LA COFRADÍA


 

Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas