LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentacións | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-EJEA DE LOS CABALLEROS. IGLESIA DE SAN SALVADOR-(Cont.)-

(CINCO VILLAS)

Ver mapa interactivo de la zona


Acceso rápido a las distintas zonas del Monasterio


La monumental portada norte, que en su momento estuvo bajo un porche moderno, está muy degradada por la erosión. A pesar de ello permite comprender la espectacularidad de la misma, enlazando por riqueza con las de Uncastillo y Sos. (Imágenes 17 a 19). Se compone de cinco arquivoltas; lisa la exterior y de dovelas historiadas las otras cuatro. Apean mediante capiteles de decoración vegetal y columnas cilíndricas sin decoración alzadas sobre alto plinto. La más interna de las arquivoltas comienza y acaba con una bailarina, en el lado oeste la encontramos a la espera de comenzar su danza y en el lado este en plena contorsión acompañada de un músico con instrumento de cuerda. (Imágenes 22 y 23). Entre ambas hay una sucesión de monstruos típicos del maestro de Agüero. Las otras tres arquivoltas narran pasajes cronológicamente ordenados de la vida de Cristo.

En el tímpano, muy deteriorado, se distingue una representación de la Ultima Cena con los apóstoles situados a ambos lados de Cristo detras de una larga mesa adornada con mantel de primorosos pliegues (obra sin duda del de Agüero). Al otro lado de la mesa, agachado, Judas recibe un fragmento de alimento de manos de Cristo señalándolo como el traidor mientras que (como en escena de San Juán de la Peña en capitel, o en pintura de El Tormillo) trata de llevarse el pez, símbolo de Cristo.

El porche moderno que ocultaba la portada norte ha sido eliminado en las obras de restauración de esta zona del templo, concluidas a mediados de 2010. Las imágenes bajo estas líneas corresponden al día 17 de agosto de 2010, fecha en que me sorprendió gratamente el intenso y probablemente buscado efecto de la iluminación rojiza del tímpano de la Última Cena mediante los últimos rayos de luz del día (Ver artículo monográfico)

Sin lugar a dudas la iluminación del sol antes de esconderse en el horizonte, aporta volúmenes y matices diferentes al tímpano que probablemente trascienden más allá de lo meramente formal.


ATRÁS


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas