LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

SANTIAGO DE AGÜERO. UNA NUEVA MARCA DE CANTERO CON EL NOMBRE "ANOLL"


 

A finales del mes de mayo de 2016 he vuelto una vez más a la ermita de Santiago de Agüero. Casi de forma instintiva he repasado los sitios clave en los que "ANOLL" dejó su firma y además las bases para edificar un potente edificio románico que no llegaría a ser edificado. Quizá por que la luz del sil incidía de forma diferente a las anteriores conseguí ver una nueva marca con la epigrafía "ANOLL", muy erosionada, pero sin lugar a dudas original. Se encuentra en el lugar señalado en la imagen de la cabecera con círculo amarillo, y dentro de esa estructura, en la basa pequeña de nuestra derecha. En imagen la he señalado con un cuadrado rojo. El cuadrado amarillo corresponde a la ya mencionada en el trabajo dedicado a este tema (Ver artículo monográfico).

Con esta ya suman dieciséis las marcas "ANOLL" que he podido localizar en el inicio de la cabecera del inacabado templo de Agüero, trece al exterior y tres al interior, marcas situadas en puntos estratégicos con las que acaso el firmante quiso dejar bien claro cómo era el proyecto inicial y cómo debía de continuarse. Como ya he indicado, el ambicioso proyecto inicial no pasó de su inicio. Se edificaron las cabeceras hasta sus molduras y los pilares posteriores de su primer tramo. Poco más. Acaso por el hecho de la muerte en 1157 del rey Ramiro II, la reina doña Petronila y su esposo el conde Ramón Berenguer IV decidieron poner su vista y sus esfuerzos en Poblet cuyo monasterio posee asimismo esa marca de "ANOLL" en su cabecera fruto de la migración de los canteros en ese viaje de la Corona de Aragón en busca de la salida al mar, en busca del Mediterráneo (Ver monográfico de Poblet/Anoll). En 1150 Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona y esposo de la reina de Aragón, Petronila dona terrenos a la abadía de Fontfroide para fundar el monasterio de Poblet. La primera comunidad asentará en 1153 bajo mandato del abad Gerardo. Hay documentación que justifica que las obras continúan en 1184, aunque ya hay culto en la cabecera del templo.

A tenor de los datos históricos, es factible la continuidad de una obra inconclusa con otra que llevarán a cabo los monjes asentados en 1153 en estructuras provisionales al este del actual monasterio. El monasterio de Santa maría de Poblet será impulsado por Ramón Berenguer IV con el apoyo de quienes estaban trabajando en Agüero y que por el motivo que fuese lo abandonaron.

Las hechuras de la cabecera de Poblet son coherentes con la forma de trabajar del maestro que edifica Agüero. Columnas adosadas como contrafuertes, semicolumnas pareadas al modo langedociano, pilares cilíndricos de orden gigante, firmas epigráficas coincidentes y también algún motivo decorativo como la hexafolia.

La inconclusa obra de Santiago será retomada por un equipo de constructores al frente de los cuales está el conocido como Maestro de Agüero o de San Juan de la Peña. Este nuevo equipo hacia el año 1170 cierra prematuramente el templo a ras de su primer tramo, cubre sus bóvedas e injerta una portada en el lado meridional tras la cabecera dejando en el templo una muestra de su mejor arte soriano-silense que podemos ver en un buen número de templos cincovilleses, en Sangüesa, Almudevar, San Pedro el Viejo de Huesca o San Gil de Luna. Hemos conjeturado si la firma epigráfica de "GIRALDO" que yo descubrí en 2008 en la portada occidental de San Miguel de Biota, pudo ser la de este maestro, lo cual aunque sugerente es difícil de probar. Otro descubrimiento asimismo sugerente es mi hallazgo en 2010 de la dovela anterior de la clave de bóveda de la nave central del templo de Santiago decorada con un bajorrelieve compuesto por un tallante de cantero y una hexafolia policromados y que posiblemente fueron la señal que el taller puso como fin de la obra en el templo (Ver monográfico).

Las imágenes mostradas en esta comunicación para notificar la identificación de la nueva marca ANOLL en Agüero corresponde de arriba a abajo a la ubicación de la misma (señalada con cuadrado rojo), a su perfilado interactivo que permite su mejor identificación al pasar el cursor sobre la misma, a una toma de las dos primeras marcas desde la roca viva en el arranque del ábside norte desde el cual debió de iniciarse el templo adosado a la roca/cantera, y por fin al esquema de la planta de la particular ermita de Santiago de Agüero señalando en ella con círculos rojos numerados las 16 veces que he detectado la marca ANOLL, correspondiendo la señalada como 9a la aportada en este trabajo.

Es más que probable que haya más sorpresas porque no hay nada como volver una y otra vez a un lugar, en diferentes momentos del día y del año, con incidencia diferente de la luz solar pero sobre todo, con la inquietud de no haber reconocido todavía cosas que por verlas tantas veces pueden ser pasadas por alto.


Huesca; 1 de junio de 2016

Antonio García Omedes

de la Real Academia de San Luis


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas