LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

ANOLL: DE AGÜERO A POBLET


Sin lugar a dudas el mundo del Arte Románico es una pulsión que trasciende al campo del arte, de la arquitectura y de la historia. Va más allá del fenómeno religioso y quizá por todo ello, o acaso por alguna otra razón más etérea nos apasiona e interesa como pocas otras.

Hay templos que por si solos crean afición como ocurre con el de Santiago de Agüero en Huesca. Con su carga de dudas sin resolver, belleza y misterio, enganchan a quien se acerca hasta ellos con un mínimo de sensiblidad.

He pasado muchas horas fotografiando sus rincones, meditando sobre sus incógnitas, disfrutando de sus fotogénicos motivos, persiguiendo marcas de cantero. No tantas como mi amigo Daniel Zabala; pero casi.

De entre sus marcas de cantero más emblemáticas, la de "ANOLL" es sin duda la que más nos ha motivado. La explicación es que no se trata de una más de las muchas y bellas marcas de cantería de este templo, sino que creemos que es la firma del maestro que plantea y comienza a edificar en clave románica este templo cuyo plan original no llegó a concluirse y que fue acabado por el taller del Maestro de Agüero/San Juan de la Peña dándole un toque tardorrománico muy sesgado hacia lo cisterciense.

Una de las hipótesis de Daniel acerca de la motivación del templo y de su proyecto abortado, consiste en atribuir su edificación a proveer de un monasterio digno para el retiro del rey monje Ramiro II tras abdicar en su hija la reina Petronila casada con el conde Ramón Berenguer IV. Muerto Ramiro II sin haberse concluido el templo, quedó parada la obra y su yerno, libre de la obligación, traslada su mirada y su labor edificativa hacia la zona más oriental del reino. La construcción del monasterio de Poblet será su siguiente meta. La Corona de Aragón desplaza sus centros de poder hacia el Mediterráneo.

El pasado 7 de febrero de 2013 contactó conmigo a través de la pagina José Luis Bozal que se hallaba recopilando datos para publicar un libro acerca de las marcas de cantero sobre una base estadística de unas 100 iglesias conformando un total de unos 68.000 signos y más de 80.000 fotos. En su correo me daba noticia de la existencia en Poblet de la firma "ANOL" que él encontró en cuatro lugares de la cabecera. También las indicaciones de los lugares en que se hallan.

Con estas premisas, es obvio que deseáramos ir a Poblet para "perseguir" al viejo amigo Anoll. Pedimos permiso tanto Daniel como yo; pero como no recibiésemos respuesta, el viernes 14 de junio de 2013 me aventuré a hacer una escapada a Poblet para "explorar" sus marcas. Y a fe mía que ha sido fructífera. Además de recoger los cuatro signos señalados por JL Bozal, encontré dos más. Ni que decir tiene que de las muchas imágenes obtenidas estoy preparando una nueva entrada en la web dedicada a este monasterio que no había visitado.

Aprovecho la excepcional circunstancia para hacer una puesta al día sobre la marca "ANOLL" en Santiago de Agüero y en Poblet; compararlas e intentar extraer algunas conclusiones.

Las marcas en Santiago de Agüero se sitúan en lugares estratégicos y relevantes; como si la intención de Anoll fuera señalar los lugares críticos del templo, en sus orígenes, marcando el modo de continuarlo al resto de los canteros. El arranque del ábside norte -el inicial del templo-, los arranques de columnas adosadas a los ábsides, una de las basas así como el sillar central al interior del ábside principal son algunos de los lugares en los que deja su firma, señalando la forma a seguir. En absoluto es una distribución aleatoria. Señala el conocimiento de la hechura del templo.

Cuando se ubican las firmas en la planta de la cabecera del templo como se puede apreciar sobre estas líneas, el hecho es obvio. Algo semejante ocurre cuando se contempla la planta de la cabecera del monasterio de Poblet. Anoll trabaja en construcción de la primera fase de la cabecera del templo, tanto en los elementos del ábside principal como en las embocaduras de los absidiolos y en el exterior de uno de ellos.

Comenzaré el repaso por Santiago de Agüero. Recomiendo a quien no lo conozca que repase antes mi pagina dedicada al mismo para "entrar en materia".

El templo se inicia por el ábside norte, pegado a la roca que sirve de inmejorable cantera así como de paramento septentrional. En su arranque hay nada menos que cinco firmas, como si pretendiese dejar para la posteridad un mensaje claro de quién inicia el proyecto. Las señalo en la imagen inferior con cuadritos amarillos.

 

Bajo estas líneas muestro en detalle el arranque de la semicolumna de este ábside, con la firma en la moldura bajo la basa y otra adyacente. También la marca de cantero consistente en una cruz dentro de un círculo, repetida en la fase inicial de Agüero y que coincide con otra de Poblet. Es más que probable que los canteros de la primera fase de Agüero se trasladasen a Poblet por el romántico motivo apuntado o por algún otro más prosaico.

 

La marca de la moldura en que asienta la basa del ábside norte la muestro en detalle bao estas líneas. Como en casi todas aparecen las líneas preparatorias de la inscripción: dos líneas que delimitarán la altura de las letras y otras dos limitando por delante y por detrás la misma. Es variable el número de veces que repite la "L" final. Hasta tres veces como en esta. Otras veces pone dos y otras tan solo una, como en Poblet.

 

En el sillar adyacente al plinto sobre el que se alza la semicolumna del ábside se halla la segunda firma. La muestro bajo estas líneas. La he recortado y presentado en detalle tal como aparece y también girada. Tiene gran interés porque aparece como un intento de poder ser leída de derecha a izquierda o viceversa. A este fin, la "A" se ha ejecutado como dos "V" entrelazadas y las "L"aparecen como si fuesen "C" angulosas. El "sombrerito-tilde de la "A" nos señala su lado bueno, con lo cual en el sillar aparecería boca abajo; pero la "N" está en posición correcta, dado que su travesaño correcto y repetido es descendente de izquierda a derecha y se conserva aun cuando se gire; pero no si se traza una escritura especular.

 

La siguiente marca aparece resaltada por un espacio más claro, probablemente porque fue limpiada para ser "clonada" en algún estudio. Su detalle revela las líneas de limite de altura de las letras así como muy profundas, las de inicio-final de firma. La "L" aparece tres veces y la "O" es trazada con forma de gota, con un ligero apuntamiento superior, que se repite tanto aquí como en Poblet.

 

La siguiente, menos remarcada, mantiene las características de la anterior. En el detalle la presento girada 180 grados con respecto a su posición en el sillar.

 

La última de las firmas de la base del ábside norte es similar a las anteriores. Tres "L" y la "O" con forma de gota.

 

En el grupo septentrional de columnas adosadas al ábside central encontramos las siguientes firmas. En el arranque de la columnilla norte la mostrada aparece muy meteorizada; pero se reconoce perfectamente el inicio de la firma.

 

Mejor conservada está la que luce en similar posición en la columnilla meridional. La señalo con recuadro y la presento ampliada y en posición de lectura, girada 90 grados a la izquierda

 

En el grupo de columnas adosadas del lado sur del ábside central, no existe la correspondiente al lado norte, probablemente ha desaparecido por desgaste, dada la sistemática forma de firmar los inicios de la obra de Anoll. Si está la del lado sur, gastadita; pero visible. En el detalle girado para su lectura, puede verse que posee dos "L" y que la "O" mantiene su forma de gota.

 

El arranque de la columnilla del inusual chaflán del ángulo sudeste del templo también recibió su correspondiente marca. La señalo y la muestro en detalle, girada. Se han borrado las líneas paralelas de límite de letras.

 

La columna que flanquea las dos semicolumnas adosadas al lado este de la portada recibió la firma de Anoll en la propia basa, lugar emblemático, sin duda. Aquí no se advierten señales de líneas-guía. No se si por haber desaparecido o por ser el propio cantero quien elaborase esta pieza escultórica destacada y no precisase de tal ayuda. La o es diferente, perfectamente redonda. Hay dos "L".

 

Al interior del templo, nos sorprendió la recóndita situación de una de las firmas. Se halla en el sillar central de la segunda hilada sobre la bancada corrida, semioculta tras una de las columnillas que sustentan la arquería del ábside central. Señalo su posición con un punto de luz sobre la columnilla que la oculta y la firma la muestro en detalle por medio de un montaje de lo existente a ambos lados de la columna. La "N" queda tras ella. Se advierten las líneas-guía de la escritura.

 

En una de las múltiples visitas que realizamos Daniel y yo, nos acompañó Laura Alberich. Fue ella quien encontró la desgastada marca que hay en la base situada entre los ábsides norte y central. La señalo con marco y en el detalle he añadido interactividad. Colocando el cursor sobre la imagen se resaltan los contornos de la firma. Desgastada; pero evidente. Por lógica, viendo el modo de trabajar de Anoll, debió de haber otra en la basa entre ábside central y sur; pero no todas han llegado hasta nuestros días.

 

En la bancada corrida adosada al muro norte hallamos otra marca. En este caso no llegó a acabarse tan solo se advierten "AN" y con trazo vacilante, como preparatorio para ser grabado.

 

En algún momento, alguien en Agüero comprendió la importancia de Anoll y en una de mis visitas hallé ese estandarte con su nombre.


 

ADELANTE


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas