LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentacións | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

PARROQUIAL DE ALMUDÉVAR. RECUPERACIÓN DE PORTADA ROMÁNICA


A principios de 2019 las labores de cata de la portada en busca de un tímpano no detectado, continuaron mediante un taller de empleo del "inaem" con el objetivo de reabrir la portada haciéndola funcional y accesible para minusválidos eliminando barreras físicas como escalones o desniveles.

1

Se retiró el retablo que ocultaba al interior del templo la zona correspondiente a la portada románica y se llevaron a cabo catas en el muro, comprobando que los sillares correspondientes al lado interno del muro románico habían sido eliminados dejando a la vista el núcleo central del muro. La progresión del desmonte de los sillares y ladrillos que cegaban la portada requirió colocar un cimbrado de las arquivoltas para evitar que pudieran ceder y colapsar, cosa que afortunadamente no sucedió porque los arcos de medio punto estaban íntegros y funcionales (Imágenes 2 a 7).

23

45

Entre las piezas retiradas apareció un sillar con decoración de baquetón en su borde libre. A la vista de la hechura de las arquivoltas pudiera corresponder a la arquivolta interna de la portada, desaparecida, que pudo ser de la misma hechura que la exterior, también de baquetón y que entre ambas se hallasen otras dos arquivoltas a base de dovelas historiadas (Imagen 6).

67

También se llevó a cabo una prospección del suelo delante de la portada a fin de localizar la cota cero de la misma. En el curso de esa actuación se localizó un pavimento formado con losas y elementos reutilizados como una lauda sepulcral del cementerio que aquí hubo y del que aparecieron restos óseos dispersos (Imágenes 8 y10). Una alargada losa situada ante la portada nos sobresaltó porque pensamos que pudiera ser parte del tímpano reutiizado como pavimento, pero al darle la vuelta se comprobó que carecía de decoración (Imagen 8). De cara a la futura funcionalidad de esta portada, el pavimento se protegió con un geotextil para poder conformar una solera de hormigón de cal.

8

La portada, ya liberada de la cimbra de seguridad, puede verse en las imágenes 11 y 15 (de junio de 2020) en las que luce espléndida mostrando cuatro de sus cinco arquivoltas. De fuera a adentro vemos una biselada (por fuera de la misma hubo guardapolvo que se eliminó, pero queda su impronta aparentando dobladura), dos historiadas y falta la más interna que probablemente fuese de baquetón a juzgar por la pieza hallada en el desmonte del cerramiento de la portada (Imagen 6).

910 11

Los capiteles de la portada original fueron cinco parejas, de las cuales la más interna se descubrió a través de las catas en la portada cegada. Las imágenes 12 y 13 nos muestran que de los mismos solo podemos ver la mitad anterior porque se rebajaron en su lado posterior al igual que las piezas que componen las jambas, probablemente con la intención de aumentar la profundidad del gran arco ciego interior de la iglesia moderna que debía de albergar un retablo. Esa debió de ser la causa de eliminar la parte interior del muro románico en la cual desaparecieron el tímpano, las mochetas en que apoyaba, sus jambas y la parte posterior de esos capiteles más internos así como la arquivolta de baquetón que apearía en los mismos.

1213

1415

Al retirar el cierre de ladrillo de la portada quedó a la vista la más interna de las arquivoltas conservadas que permanecía parcialmente oculta por el mismo, permitiendo apreciar que en sus dovelas también hay figuras esculpidas, lo cual no es de extrañar. Probablemente en ellas se describa la continuación de la vida de Cristo que comenzamos a ver en el lado izquierdo de la arquivolta historiada exterior con el episodio de la Anunciación (Imagen 14). Todavía hay pegotes de argamasa del cierre con ladrillos que serán cuidadosamente eliminados. Más adelante veremos si es posible identificar las escenas que contienen.

Los fustes que faltan, así como otras piezas para reconstruir la portada ya están allí, delante de la misma, esperando ser repuestos. Seguro que el aspecto será bien diferente cuando acabe esta intervención.

1716

Otro aspecto interesante es el derivado de la actuación sobre el ventanal cegado que hay entre esta portada y la torre de la iglesia. Se trata de un vano románico que fue reconvertido en su momento en óculo, cegando su porción inferior con sillares. Es posible que haya decoración a base de columnillas y acaso capiteles. Pronto saldremos de dudas. Ese vano no se abrirá al interior (hay un retablo adosado al muro) pero desde el exterior un alabastro aportara la sensación de funcionalidad.

En fin, que esta portada, junto al ventanal y el resto del muro sur del templo original que los contiene van a dar un importante toque histórico artístico al templo del XVIII.


Huesca; 25 de junio de 2020

Antonio García Omedes

de la Real Academia de San Luis



ATRÁS

ADELANTE


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas