LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

LA VARA FLORIDA DE AARÓN EN LOARRE


Después de comprender la simbología en Jaca de los hermanos Moisés y Aarón y el símil que suponen con relación a los hermanos Sancho y García Ramírez, apreciar la estrecha relación de ese capitel con el loarrés de la consagración del templo o con el personaje del tímpano jaqués que coge la serpiente por la cola (El propio Moisés obedeciendo la orden divina), seguir encontrando referencias a esta línea ideológica es solo cuestión de saber mirar.

La magistral intuición de David Simón al señalar el paralelismo Moisés-Aarón/Sancho-García Ramírez en el capitel del lado izquierdo de la portada occidental de Jaca y su traducción a la asunción de la nueva Ley y el caudillaje del pueblo aragonés hacia la tierra prometida por mandato divino representado por medio de la vara que porta, descubre la fuente del programa ideológico en el que se basa parte de la escultura jaquea y por supuesto loarresa, que no es sino prolongación de aquella.

Programa ideológico que apunta al Antiguo Testamento. Al libro del Éxodo y al de los Números. Fácil de comprender cuando se piensa en un pueblo que a través de la Ley de Dios y su amparo busca su liberación y alcanzar la tierra prometida.

A partir de estas premisas, cuando se vuelven los ojos hacia el capitel loarrés situado a la derecha del que compone la comitiva de la consagración del templo, empezamos a ver que encaja con este programa.

Las caras laterales de los capiteles guardan muchas claves que se resisten a surgir, por su situación y porque sobre todo hacemos caso a la cara frontal de los mismos. Pues bien en las caras laterales de este capitel hallamos a dos personajes que de inmediato evocan todo lo mencionado hasta aquí (Tanto en este como en los dos artículos precedentes enlazados en el inicio de texto que recomiendo leer para no perder el hilo del razonamiento).

El personaje del lado derecho, sujeta con sus manos dos serpientes enroscadas que llegan desde el ábaco hasta el collarino y que son relacionables con el capitel situado enfrente, con serpientes de dos cabezas (anfisbenas) mordiendo la cabeza a clérigos.

El personaje de nuestra izquierda sujeta una vara tan alta como él, flordelisada, es decir, florecida en su extremo.

Leamos el Libro de los Números 17. 1-9: "Habló Yavé a Moisés, diciéndole: “Habla a los hijos de Israel y haz que te entreguen una vara cada uno de los príncipes de casa patriarcal, una por cada una de las casas patriarcales, y escribe el cada una el nombre de una de ellas. El nombre de Aarón lo escribirás en la vara de Leví, pues cada vara ha de llevar el nombre del cabeza de cada casa patriarcal. Ponlas todas en el tabernáculo, delante del testimonio, desde el cual yo hablo. Florecerá la vara de aquél a quien elija yo., a ver si hago cesar de una vez las quejas y murmuraciones de los hijos de Israel contra vosotros. Habló Moisés a los hijos de Israel y todos sus jefes le entregaron las varas, una por cada casa patriarcal, doce varas; a ellas se unió la vara de Aarón, y Moisés las puso todas ante Yavé en el tabernáculo de la reunión. Al día siguiente vino Moisés al tabernáculo y la vara de Aarón, la de la casa de Leví, había echado brotes, yemas, flores y almendras. Sacó Moisés las varas a los hijos de Israel, y tomó cada uno su vara."

Es decir, de nuevo se simboliza a los hermanos Moisés y Aarón que en este capitel quedan en segundo plano, permitiendo que destaque el personaje de la zona frontal de la cesta que aparece adornado de rico tocado sobre la cabeza, rizos sobre su frente como los de las melenas de los leones y sometiendo a dos simios agachados a los que toma por las correas que sujetan su cuello.

Tras lo expuesto, me atrevo a señalar en esa imagen al nuevo Moisés, al propio rey Sancho Ramírez que somete al infiel. Esa es precisamente la razón de ser de la edificación de la fortaleza de Loarre.

Estrecho paralelismo de programa ideológico entre Jaca y Loarre. Es lógico dada la cercanía en el tiempo de sus edificaciones, la misma identidad de quienes rigen el destino del reino y los mismos objetivos teológicos y militares.

Programa ejecutado con un arte menos exquisito, ya que el excepcional Maestro de Jaca no deja obra más allá de ese templo, pero con evidentes paralelismos: Moisés, Aarón, los gemelos que valen por rey y obispo consagrantes en loarre; serpientes que sirven para depurar el mal y que son controladas por Moisés; la vara florida de Aarón; el propio mal representado aquí como en el tímpano de Jaca por medio de los basiliscos de otro de los capiteles de este lado del ábside.

En fin, que si que hay programa en la escultura de Loarre. Hay que volver la vista a Jaca y al Antiguo Testamento y empezaremos a vislumbrar más allá de la belleza de las piedras.

Es probable que hayamos mirado más de una vez de tu a tu al propio rey Sancho Ramírez sin ser conscientes de ello:


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas