LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-PERTUSA. PARROQUIAL DE SANTA MARÍA-(Cont.)-


UTM 31T 738007 4654208 400m

(HOYA DE HUESCA)

Ver mapa interactivo de la zona


1CANECILLO RECUPERADO2MURO NORTE DEL TEMPLO Y CLAUSTRO

A través de una portada renacentista situada simétricamente con respecto a la que da acceso al templo se accede a lo que mosen Manuel llama eufemísticamente "los claustros". Sin duda es claustro, pero su estado de abandono es realmente lamentable. Ruina, trastos viejos y maleza le añaden un toque a mitad de camino entre lo romántico y lo siniestro (Imágenes 2 a 4). Durante alguna de las obras de restauración del templo aparecieron catorce canecillos que fueron colocados en fila a modo de moldura en lo alto de una estancia del lado norte del claustro, quizá pensando que de ese modo se colocaban a salvo. Lo cierto es que la ruina que afecta a esa zona hace pensar que quizá no fue una buena idea (Imagen 4).

3LOS CLAUSTROS4MURO EN RUINA CON LOS CANECILLOS

No hay certeza del lugar del cual proceden estos elementos decorados. Evidentemente son de diverso momento que los que decoran el alero del templo. Aquellos son lisos y carentes de decoración. Por otra parte, su estilo tardío que reproduce arquetipos ya vistos en otros lugares, como la bailarina contorsionista y los músicos o el centauro sagitario y los monstruos, los llevan a un momento ya próximo al XIII

5

El estado de conservación no es muy bueno pero a pesar de ello, sin duda son de notable interés. El rostro del canecillo que abre pagina muestra un delicado trabajo de labra y una expresividad que lo sitúa ya en un momento protogótico. Cliueando sobre cada uno de los canecillos de las imágenes 5 y 6 se abren a mayor tamaño.

6

El interior del templo muestra sus notables dimensiones. La gran altura de las bóvedas de lunetos nos hablan de tiempos mejores. Es obra del XVIII, momento en el que se añadió al cimborrio su bóveda elíptica alzada sobre pechinas. En la actualidad todo ello pide a gritos una atención que le aporte su antiguo esplendor. La cabecera inicia en sus laterales el arranque de un semicírculo, probablemente siguiendo la planta del original, que se ve truncado por el retablo. Tras el mismo no hay ningún espacio original. Solo un tabique de ladrillo que es visible desde la sacristía situada tras el mismo. La cabecera original desapareció.

7INTERIOR HACIA LA CABECERA8INTERIOR HACIA LOS PIES

Hacia los pies del templo se edificó un añadido a modo de coro bajo tras reja de madera. En altura se halla el magnífico órgano del XVI por el que siente debilidad el mosen (Imagen 10). En esa zona debió de hallarse la portada original del templo.

9PILA BAUTISMAL GALLONADA10ÓRGANO DEL XVI

Cuando desde la nave miramos hacia la cabecera del templo, algo hay que llama nuestra atención. Una luminosidad extraña poco más allá del lugar donde acaban los bancos destinados que los fieles sigan la liturgia, que se interpone entre ellos y la cabecera.

Es... es... ¡Es la chapuza de Pertusa!. Vamos a verla. Preparaos para sentir vergüenza e indignación ante la obra de los restauradores.


ATRÁS


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas