LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

LA TENTACIÓN.

REFLEXIONES SOBRE UN CAPITEL DEL “MAESTRO DE JACA”

"BUCEANDO EN LA HISTORIA"


1

En la mitología griega, el concepto "Thíasos" define una comitiva extática de personajes en tropel festejando a un dios. El arquetipo es el dedicado a festejas a Dioniso originando los cortejos dionisíacos en los que el vino y los excesos de todo tipo eran la norma. Allí se representan también animales y seres monstruosos (silenos, bacantes, genios, daimones, el dios Príapo, etc.) Las ménades son las bacantes divinas que representan la parte orgiástica de la naturaleza, concepto que en el ámbito marino asumirán las nereidas, desprovistas del concepto orgiástico.

2

A semejanza del cortejo dionisíaco, hacia el siglo IV a.C. surge la idea del Thíasos marino. Poseidón poseerá su propio Thíasos en el cual se halla rodeado de su compañera Anfítrite, diosa del mar que le dará hijos como Tritón e hijas: Rode y Benetisime. Las neréidas (Anfítrite, Tetis, Galatea, etc.) son hijas de Doris y Nereo, nietas de Océano. Son amables princesas marinas en contraposición con los brutales ictiocentauros. No aparecen en las leyendas como personajes principales sino en condición de comparsa. Las neréidas son representadas como imágenes de ascensión espiritual lograda por el Thíasos marino por lo que se incorporaron a los sarcófagos a partir del siglo II junto a los tritones para trasportar el alma del difunto al más allá. El sarcófago de la imagen 2, del MAN, es de época Severiana y datado hacia 201-250.

Afrodita es otra deidad marina que en ocasiones aparece acompañada de su propio cortejo (Thíasos) de tritones, centauros marinos, neréidas, delfines y pequeños erotes que según la mitología son hijos suyos. Su origen es legendario y se narra que Cronos se rebeló contra su padre, Urano, cortándole los testículos que caen al mar propiciando que Afrodita surja de la espuma marina (afros en griego significa espuma).

Afrodita aparece según la leyenda en la isla de Citera desde donde Céfiro la llevó a la de Chipre. La leyenda griega que la hace surgir de la espuma marina reúne en ella los conceptos de diosa del amor, de la belleza y del mar. Como diosa del mar, ayudará a llevar buena travesía a los marinos que se acogen a ella. Roma asimiló esta deidad griega y le dio el nombre de Venus, denominando así a la estrella de la mañana y al lucero de la tarde (Lucifer/Esperus) que no son sino el mismo planeta Venus, importante para la orientación de los marinos.

34

Afrodita casó con Hefesto ("El divino cojo"), personaje del que se dice era feo y deforme, Era el dios de la fragua y del fuego. Afrodita se hizo amante de otros hombres, en especial de Ares (Marte para los romanos). Efesto les tendió una trampa con una mágica red metálica muy fina, los capturó y los mostró a los dioses en su pecado. Poseidón abogó por Afrodita que quedo libre. También tuvo relaciones con Dioniso, Hermes, Adonis o el humano Anquises. Con su preferido, Ares, tuvo a Eros y Anteros, erotes hijos suyos que la acompañan como parte de su cortejo bajo la forma de pequeños seres alados.

56

El monstruo marino es Ceto. Encarna la fuerza destructora del mar y aparece bajo la forma de serpiente o lobo cuya fiereza todo lo arrasa. Otros monstruos marinos como Escila o Caribdis acaso fueron la figuración de accidentes geográficos de gran peligro para la navegación

78

Los artistas de diferentes épocas han representado a Afrodita de modo semejante, surgiendo del mar, acompañada de Erotes, sobre espuma o sobre una venera, seduciendo a Ares...

9

A la vista de las ideas expuestas mi conclusión es que la escena clásica que inspiró al artista de Jaca este capitel de la tentación fue una que muestra a Ares y a Afrodita, surgiendo ella del mar, semivelada y voluptuosa, rodeada de Erotes y de monstruos marinos. Estos elementos formales que el escultor vio en la pieza original o de la cual recibió el modelo fueron sincretizados para representar la idea de la tentación utilizando las figuras clásicas bajo este nuevo punto de vista cristiano.

(El artículo: "EL PODER DEL MAR: EL “THÍASOS MARINO”. María Isabel Rodríguez López. Espacio Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t. 11, 1998, pags.: 159-184, me ha sido de gran ayuda a la hora de elaborar estas reflexiones y formular mi propuesta de que la pareja sean Ares y Afrodita)

 


ATRÁS

ADELANTE


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas