LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

IGLESIA DE SAN PEDRO DEL CASTILLO DE LOARRE:

DUDAS EDIFICATIVAS Y PROBABLE PROYECTO INICIAL LOMBARDO

30-Mayo-2010


He recorrido y fotografiado cada rincón de este impresionante monumento. También su magnífica escultura y los detalles de sus capiteles que mirados muy de cerca ofrecen otra perspectiva.

Al igual que en Loarre, mi forma un poco estandarizada de aproximarme a un edificio la he aplicado a muchos otros de nuestra geografía románica. El resultado es que los muchos detalles vividos toman forma y permiten comparar las maneras de actuar de sus constructores así como las semejanzas en la forma de resolver problemas edificativos, o los errores y cambios de un programa inicial que por circunstancias diversas deriva en otro diferente al que ha de adaptarse el constructor con la misma pericia demostrada al hacerlo sobre un escenario preexistente como es sin duda la roca en la que asienta y de la que surge el conjunto religioso-militar de Loarre.

La iglesia de San Pedro de Loarre es paradigma del arte románico. Emblema del reino de Aragón, junto con San Juan de la Peña y la catedral de Jaca. Un Panteón, una Catedral y un Castillo. Señas de la forma de hacer del rey que supo abrir Aragón al mundo rompiendo con el pasado y afrontando con claridad el futuro que previó en su reinado.

1

Sancho Ramírez, en palabras de Domingo Buesa, supo manejar con precisión los espacios donde se desarrollaba su poder. Supo plantear contiendas -y ganarlas- no en el campo de batalla sino en el ámbito cortesano.

Es en su tiempo cuando el poder de Roma bajo el gobierno del papa Alejandro II se hace "imperial". Cluny y el movimiento benedictino están en plena expansión. El joven rey, con apenas 25 años lo ve claro y viaja a Roma en el año 1068 para compartir los días de Semana Santa con Alejandro II. De allí volverá a su reino ya no como monarca cuestionado y acechado por sus vecinos sino como verdadero príncipe cristiano, investido de la autoridad de Roma y por tanto, "intocable". Es rey "por la Gracia de Dios" y no solo por la tradición de la sangre. Respaldado por el Papa, emparentado con el caudillo de los ejércitos del papado (su cuñado Eblo de Roucy), casado con una descendiente de los reyes de Francia.. Ya no necesita a los nobles de su reino para reinar y tiene el suficiente poder para llevar a cabo una verdadera revolución desde su pequeño reino hispano.

Romperá con la vieja tradición mozárabe. El antiguo reino de Toledo ya no es referente para él. Pasará a serlo Roma.

Estos hechos magníficamente relatados, como digo por Domingo Buesa (En los actos de los XXV años de la Asociación Sancho Ramírez -29-V-2010-, tuve la suerte de poder escucharle estas y otras ideas nada menos que en la propia catedral de Jaca) muestran a un rey con ideas claras, con el apoyo del movimiento religioso que triunfa en la cristiandad y con el valor suficiente para romper con las tradiciones y afrontar, revolucionariamente, una nueva forma de reinar desde Jaca.

Hasta ese momento, la forma de hacer en lo tocante a los templos era derivada bien de lo hispanovisigodo o bien del arte llamado lombardo que se extiende por la península desde los condados catalanes hasta las fronteras de su reino. El propio castillo de Loarre en su núcleo inicial impulsado por Sancho III el mayor a comienzos del siglo XI sigue la forma lombarda de edificar.

23

Hay, entre otras, una característica en la forma de hacer de los maestros lombardos en lo tocante a la forma de abovedar edificios. Utilizan con profusión la bóveda de arista que transmite los empujes a través de los cuatro pilares en que se sustenta, permitiendo prescindir de los muros de carga.

El delicioso templo de San Caprasio, en Santa Cruz de la Serós es un ejemplar perfecto de esta forma de hacer; el más occidental del reino.

Cuando el arquitecto plantea cubrir con una bóveda de arista; por lo general traza en planta pilastras de triple esquina. Las dos esquinas exteriores generarán en altura arcos que convergen en esa pilastra mientras que la esquina central será la que origine la arista de la bóveda (Imagen 2).

No son pocos los edificios que iniciados en modo lombardo y planteada en origen bóveda de arista sufrieron un cambio radical en el planteamiento, quedando como mudo testigo de ello las triples esquinas señalando el lugar hasta el que llegaron estos constructores. Quienes los relevaron concluyeron los templos como ellos sabían hacer: con bóvedas de medio cañon. La cripta de la iglesia de Samitier es claro exponente de lo dicho (Imagen 3)

45

Hay que leer y releer el trabajo de Bernabé Cabañero Subiza -Universidad de Zaragoza- publicado bajo el título "Precedentes musulmanes y primer arte cristiano" publicado en la colección "Actas" del Instituto Fernando el Católico-2007 correspondientes a las actas del congreso de 2005 desarrollado en Ejea de los Caballeros, Sos del Rey Católico y Uncastillo bajo el título "Las Cinco Villas Aragonesas en la Europa de los siglos XII y XIII, para asimilar el hecho de que la cabecera de la catedral de Jaca fuera planteada como las de otros templos "lombardistas" de su entorno (Ver explicación), al tiempo que se planteaban pilares de triple arista en la nave (Imágenes 4 y 5) para recibir bóvedas de arista que no llegaron a edificarse (Ver explicación).

Jaca, pues, también se plantea en clave lombarda y sufre al poco de iniciada la reconversión a otro modo de hacer, que triunfa en la cristiandad, directamente derivado del éxito de la "revolución" que Sancho Ramírez ha sabido encabezar desde Aragón.

6

Y cuando he asimilado estas ideas y he vuelto una vez más a Loarre, las triples esquinas de los apeos de los arcos torales han golpeado con violencia en mi mente... ¡CLARO!. Triples esquinas que no tienen más sentido en su planteo que erigir una bóveda de arista... como en Jaca (Imagen 6). Tan acostumbrado estaba a elogiar la magistral bóveda erigida sobre un inusual sistema doble de trompas que ese notable "detalle" me había pasado inadvertido.

Para elevar una bóveda semiesférica, como se hizo en el crucero de Jaca (Imagen 8) no hacen falta triples esquinas. Los pilares de sección cruciforme bastan para alzar arcos torales y pasar por medio de trompas del cuadrado al octógono... Es de manual.

78

En Loarre, el planteamiento derivado de las triples esquinas de los pilares que sustentan los torales me lleva a afirmar que en inicio el proyecto fue cubrir con bóveda de arista... Como en la nave de Jaca, templo con el que está tan íntimamente emparentado, como es lógico.

Las circunstancias que hicieron variar tantos proyectos iniciados, arrinconando lo lombardo para dar paso al nuevo modo de hacer de la cristiandad, han dejado su huella tanto en Jaca como en Loarre (Imagen 7). Para comprenderlo tan solo hay que asimilar las ideas de quienes han estudiado al gran rey revolucionario y a sus obras y después permitir -con mente abierta- que las piedras nos hablen.

9

En el plano de la imagen 9, modificado a partir del de Pons Sorolla he resaltado en amarillo el hipotético proyecto inicial de bóveda de arista al que aludo, así como en rosa la cúpula que al final se edificó.


 

ADELANTE


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas